10 consejos para disfrutar de buenos momentos con los niños #confinamiento

Propuestas de BayaM para toda la familia

El confinamiento es la oportunidad (inesperada) de vivir con nuestros hijos momentos de complicidad que recordaremos más adelante con alegría y orgullo. El equipo de BayaM en Francia, ha preparado una serie de consejos para nutrir esos momentos en familia con actividades gratificantes y divertidas. 

Por el momento, las escuelas, las bibliotecas y los parques están cerrados. Pero afortunadamente, tenemos recursos a mano, en casa: cuentos, revistas, cajas de juguetes, reproductor de CD o radio, cuadernos y colores, tijeras y lápices, recetas de cocina, semillas para plantar, ordenadores y tabletas ... Sin olvidar la increíble inventiva de cada hogar para deleitar su vida diaria a pesar de las limitaciones que vivimos.

Diez consejos para vivir con alegría el confinamiento con tus hijos

cómo pasar buenos ratos en familia

1. Tómate tiempo para hablar con tus hijos y responder sus preguntas

Nuestros niños tienen una notable capacidad de adaptación. Lo han estado demostrando todos los días durante el confinamiento. Sin embargo, la incertidubre también les afecta, valorarlos y estar atentos a lo que sucede dentro de ellos promueve su bienestar.  Para ello, tómate tiempo para sentarte y charlar con ellos, deja que pregunten y responde de forma clara y con un lenguaje que puedan comprender.

2. Sugiere actividades de cocina, jardinería, bricolaje para hacer juntos

Llena tu cocina de buenos olores, germina semillas en una caja de huevos, haz una divertida manualidad... La lista de actividades manuales es larga. Elegir una para aprovechar el tiempo que tienes frente a ti, a veces depende de una chispa de inspiración, a veces del aburrimiento necesario. Lo importante es dar la bienvenida a su deseo de trabajar con las manos y reciclar objetos para convertirlos en algo nuevo. 

3. Lee, escucha, cuenta y escribe historias y cuentos

Desde los albores del tiempo, contar historias reales o imaginarias alrededor del fuego se ha utilizado para transmitir conocimientos esenciales y deleitar la vida cotidiana. Puedes elegir entre una multitud de cuentos, ya sea online o los que hay en vuestras estanterías. Nunca ha sido tan fácil enriquecer vuestro repertorio de lecturas.  

4. Descubre  canciones, historias y documentales en otro idioma

El despertar a los idiomas extranjeros comienza con un contacto regular con contenido enriquecido con audio. Estos permiten que los niños escuchen en un idioma que no sea el del hogar. No debes temer no estar preparado para la tarea: no hay nada más gratificante para un pequeño que aprender al mismo tiempo que nosotros.

5. Crea "obras de arte" y mostrarlas en la ventana o en una pared

No hay que ir a una escuela de artepara expresar el talento artístico. Todo lo que se necesita es la s ganas, un poco de material, una mesa y modelos para inspirarse. Al final de cada taller familiar de arte, tómate el tiempo para pedir a tu hijo que comparta lo que ha hecho. Dile lo que llama tu atención, valora su trabajo y cuelga sus obras donde pueda admirarlas con orgullo.

6. Cuenta chistes, adivinanzas, trabalenguas e historias que te hagan reír

Sin darnos cuenta, estamos jugando constantemente con el idioma. Los juegos de palabras y los chistes provocan risas contagiosas. Usar nuestro lenguaje con humor y delicadeza es un placer que se cultiva desde temprana edad. Compartir chistes, trabalenguas e historias divertidas durante las comidas también es una buena oportunidad para expresarse, oralmente, frente a una audiencia.

7. Mira películas, dibujos animados y documentales

Nunca es demasiado temprano para presentarles a tus hijos el séptimo arte. Organizar "tardes de cine" mientras se está en casa es un buen plan para vivir los fines de semana o varias veces a la semana. Para que cada sesión sea inolvidable, crea un ritual: avisa de la película y la hora de la sesión, y crea unos tickets para poder entrar a la "sala de cine". Cuando llegue la hora, recoge los tickets, apaga las luces y todos los dispositivos y disfruta de la película, acompañado de una pequeña bolsa de palomitas de maíz o frutas.

8. Redescubre los juegos y héroes de tu infancia, así como los nuevos que tu hijo te aconsejará

En 1938, el filósofo holandés Johan Huizinga publicó su trabajo Homo ludens para resaltar la función social del juego. Como él lo expresó, "el juego es una tarea seria". Psicólogos, pedagogos y padres lo observan día a día frente a los niños. ¡Encontrar tiempo "serio" para jugar a pesar del distanciamiento social impuesto por Covid-19 es una de las consignas de este período!

9. Escribe un cuaderno de bitácora

Escribid la planificación del día, instrucciones, palabras, pensamientos, oraciones y recuerdos... Mantener un libro de registro y escribir lo que se quiere hacer al día siguiente, anécdotas, pensamientos o recuerdos en el papel son pequeñas acciones que permiten que el niño gane un mejor sentido del tiempo.

10. Tiempo para la actividad física diaria 

Después de algunas semanas sin un patio de recreo, sin ir al parque o sin hacer actividades deportivas, está claro que nuestros niños tienen una inmensa necesidad de esforzarse y liberar sus tensiones emocionales. No es fácil todos los días, seamos sinceros, así que tomemos una respiración profunda y reservemos un tiempo para que hagan gimnasia o yoga en la sala de estar, un curso de habilidades motoras en el pasillo, relajación en el dormitorio o incluso bailar al ritmo de la música. 

Depende de ti el compartir buenos momentos con tu familia. Aprovecha las muchas actividades gratuitas que ofrece BayaM (en francés) o sigue las que encontrarás en nuestra sección Ocio en Casa

El equipo de BayaM

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!