Trucos para no consentir los caprichos de los niños

¿Cómo enseñar a tus hijos a diferenciar entre el capricho y la necesidad?

Palabras como “lo quiero ya” o “lo necesito ya” son algunas de las que más gustan a nuestros hijos. Parece como si la compra de un juguete, una camiseta de moda o de un dispositivo de la tecnología más puntera fuera un asunto prioritario y urgentísimo para ellos. ¿Creemos que son niños caprichosos? ¿Enseñamos nosotros a distinguir entre lo necesario y lo prescindible? Mostrarse caprichoso/a es algo común y muy habitual en determinados momentos de la vida de un niño pero, ¿qué ocurre si es habitual?

En la infancia, los más pequeños se fascinan ante objetos nuevos que les llaman la atención, por tanto el pedir la mayoría de las cosas que descubren es una actitud muy generalizada e incluso a acompañada de rabieta. El problema se acentúa cuando continúan con esta forma de caprichosa de actuar a medida que crecen… Nuestra respuesta como padres va a ser determinante desde los primeros momentos para que no se prolongue en el tiempo y no se conviertan en niños y niñas caprichosos.

Diferenciar entre capricho y necesidad

En ocasiones nos sorprendemos diciendo “No valora lo que tiene y siempre quiere más”… Cuando el niño es esclavo del capricho es incapaz de reprimir sus deseos y exige que los adultos estén pendientes para poder satisfacerlos. Al principio, de manera impulsiva sin embargo, a medida que crece, los caprichos se vuelven más reflexivos y responden a un aprendizaje previo de que cualquier cosa que pida, se le concederá. Hoy en día conocemos a muchas familias que han llegado a este extremo por una actitud permisiva, carente de normas y límites ante las continuas exigencias de del pequeño.

Por tanto, enseñar a nuestros hijos a distinguir lo verdaderamente necesario de lo accesorio conlleva educación y autocontrol para regular el propio comportamiento o la planificación y logro de objetivos. Aprender la capacidad de diferenciar entre datos relevantes y no relevantes, interiorizar su propio comportamiento, usar el razonamiento lógico, el pensamiento hipotético, la  categorización, es decir… una gran cantidad de habilidades cognitivas que ayudan a ralentizar la gratificación inmediata y poder tomar una decisión basada en la reflexión.

Es importante porque aprenden a:

  • Planificar para lograr objetivos.
  • Regular su comportamiento.
  • Distinguir características relevantes de las que no lo son.
  • Aplazar recompensas.
  • Manejar la frustración.
  • Valorar lo que tienen.
  • Priorizar necesidades.

Cuando los niños son caprichosos se muestran obstinados, tozudos, infelices, insatisfechos, celosos, con baja tolerancia a la frustración, no valoran las cosas, llaman continuamente la atención, se cansan, reclaman cosas nuevas continuamente…

Consejos para padres contra los caprichos de los niños

  1. Poner normas y límites a tiempo.
  2. Cumplir ciertas normas y hábitos.
  3. Ser firmes con las rutinas.
  4. No premiar comportamientos inadecuados.
  5. Técnica del despiste y la búsqueda de alternativas atractivas.
  6. Actuación exactamente igual de los dos progenitores.
  7. Explicación de excepciones en el caso de que existieran (familiares, amigos que sean más permisivos con sus caprichos…).
  8. Valoración del esfuerzo (lograr un objetivo o realizar una tarea para conseguir el capricho)
  9. Evitar que tenga demasiados regalos.

4 preguntas clave para saber si es un capricho

Posteriormente y eligiendo un momento del día en el que nuestro hijo esté más receptivo, podemos averiguar si ha comprendido la diferencia entre capricho y necesidad formulando preguntas suaves y adaptadas a su nivel de maduración.

  • ¿Por qué lo quieres este juguete?
  • ¿Qué pasaría si no pudieras tenerlo ahora?
  • ¿Por qué es tan importante para ti?
  • ¿Cómo te sentirías si pudieras tenerlo dentro de unas semanas?

Trucos para enseñar a los niños a diferenciar entre capricho y necesidad

Ya tenemos claro que no es lo mismo un capricho que una necesidad, no es lo mismo querer un juguete que necesitar una cama para dormir o ropa para vestirse…

  1. Escribir una lista de cosas que quiere pero no puede tener en el momento. Lo más probable es que con el paso del tiempo esa necesidad disminuya y llegado el momento ya no lo quiera.
  2. Anímame a que ayude  a hacer la lista de la compra para que aprenda planificación, autocontrol y prioridades.
  3. Manejar el dinero, una vez que llegue a la edad adecuada le ayudará a ser responsable. Puede guardar en sobrecitos diferentes el dinero para ahorrar y el dinero para gastar… teniendo en cuenta también que en ocasiones tendrá que compartir algo de su dinero para, por ejemplo, hacer un regalo de cumpleaños…

  Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com
 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!