Trastornos del estado de ánimo en niños: tipos, síntomas y tratamiento

Trastornos afectivos en la infancia

Puede pensarse que los trastornos del estado de ánimo, también conocidos como trastornos afectivos, solo afectan a los adolescentes o a los adultos. Sin embargo, los niños también pueden desarrollar algunos tpos de trastornos de salud mental haciendo que cambie o se altere la forma en la que un niño siente y actúa.

Cuando hablamos de trastorno del estado de ánimo, no nos referimos a un estado puntual en el que un niño se siente triste, enfadado o muy irascible. Estos trastornos de ánimo suelen provocar cambios de humor que persisten durante mucho tiempo, son notorios y, en general, no desaparecen por sí solos, sino que requieren de la ayuda de un profesional para evitar que interfieran con el rendimiento escolar del niño, sus relaciones con los demás y además, evitar que aumenten las posibilidades de que haya otros problemas de salud mental.

En conmishijos.com te explicamos cuáles son los distintos tipos de trastornos del estado de ánimo en niños, qué síntomas indican que el niño sufre un trastorno afectivo y qué tratamiento es el adecuado.

Trastornos del estado de ánimo en niños

Tipos de trastornos del estado de ánimo en los niños

Trastorno depresivo persistente: son niños que presentan un estado de ánimo deprimido que dura al menos un año o más. Suelen mostrar un estado de tristeza, falta de interés en las actividades cotidianas o por relacionarse con otros niños, así como sensación de desesperanza y apatía. Son más frecuentes en niños con problemas graves de salud como cáncer, enfermedades crónicas, lesiones de larga duración, etc. 

Ver +: Síntomas de la depresión en niños y adolescentes

Bipolaridad: se caracteriza por episodios de estado de ánimo alto seguido de un episodio de estado de ánimo bajo. Son niños que tienen cambios de humor muy notables y extremos.

Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo: suele ser más común en niños a partir de los 7 años. Se caracteriza por un estado de ánimo tendente a la irritabilidad e ira severa. Tienen rabietas extremas y explosiones de mal genio con frecuencia. Pueden intentar dañar a otros o causar desperfectos en el entorno durante estos episodios. 

Algunas adolescentes pueden desarrollar un trastorno disfórico premenstrual, es decir, una forma grave de síndrome premenstrual que causa síntomas depresivos, tensión y mal humor antes de un período menstrual.

Síntomas que indican que el niño sufre un trastorno afectivo

Los signos  de los trastornos del estado de ánimo pueden variar en cada niño según su edad y otros factores como el entorno, la educación que reciben, etc.

En general, suelen tener un estado de ánimo más elevado o incluso más bajo de lo que es normal para su edad e incluso oscilar entre ellos. Este estado de ánimo bien sea eufórico o depresivo, suele durar más tiempo que en otros niños y además sufren episodios de cambios de humor con más frecuencia. Algunos de los síntomas más comunes son:

- Tristeza, irritación e ira.

- Falta de motivación o interés en actividades que disfrutaba anteriormente.

- Alteración del sueño.

- Cambios en el apetito.

- Su conducta causa problemas en el entorno escolar o familiar.

- Relaciones difíciles con compañeros o amigos.

- Bajo rendimiento escolar.

- Rabietas intensas.

- Quejas frecuentes sobre su estado de salud: dolor de estómago, de cabeza, cansancio, etc.

Ante la sospecha de que el niño sufra un trastorno del estado de ánimo, es importante acudir al especialista. Su pediatra realizará un examen físico para excluir cualquier problema de salud física o enfermedad que pueda estar causando los síntomas en los niños. Y se valorará la necesidad de recibir tratamiento psicológico o psiquiátrico. 

Origen de los trastornos del estado de ánimo en la infancia

Los expertos no apuntan a una única causa en cuanto al origen de estos trastornos. Se cree que los desequilibrios químicos en el cerebro pueen provocar trastornos del estado de ánimo como la depresión.

Asimismo, cambios no deseados en las rutinas como una mudanza, cambio de colegio, separación de los padres, muerte de un ser querido, problemas financiaros en la familia, pérdida de amistades, etc. pueden provocar un cambio de ánimo severo en los niños. 

Complicaciones de los trastornos afectivos en niños

Las posibles complicaciones de los trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes pueden incluir:

- Estrés y ansiedad.

- Pensamientos de suicidio.

- Problemas en las relaciones con los demás.

- Problemas académicos.

- Abuso de sustancias. 

Cómo se tratan los trastornos del estado de ánimo en niños

Ante un cambio brusco, repentino y continuado en el tiempo en el estado de ánimo del niño, se recomienda recibir un tratamiento temprano. Recibir terapia de forma precoz reduce sensiblemante la gravedad del trastorno así como las complicaciones asociadas.

Por lo tanto, conviene consultar con su pediatra para que pueda derivarnos al especialista y recibir tratamiento cuanto antes. El tratamiento suele pasar por participar en una terapia familiar, es decir, no solo el niño recibirá atención psicológica, sino también los padres para que entiendan por lo que está pasando el niño, así como para aprender a gestionar esos cambios de humor. 

Según la edad de los niños, los síntomas y la gravedad del estado emocional del niño, pueden recomendarse distintos tratamiento, desde la psicoterapia antes mencionada, como incluso el tratamiento farmacológico como antidepresivos o estabilidzadores del estado de ánimo. 

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!