Cómo educar a los niños despistados para mejorar su atención

8 claves para anticiparnos a los despistes infantiles.

Muchos niños se distraen con un leve ruido, un cambio de luz o se pierden en sus propios pensamientos... ¿Nos preocupamos si nuestros hijos son despistados o desorganizados? A veces dejan tirada la ropa por el suelo o no encuentran sus zapatillas de deporte, o pierden el jersey en el patio del colegio o se olvidan los libros en clase y los necesitan para los deberes en casa ("menos mal que también contamos con ellos en digital")... Es recomendable mucha paciencia y darles pautas para concentrarse cada día un poco más sin esperar resultados inmediatos.

¿Qué ocurre cuando el niño tiene tiende a distraerse? ¿Es necesaria la rutina? Por supuesto y, especialmente tras unas vacaciones. La rutina representa para los pequeños seguridad y orden, es necesaria porque transmite equilibrio. Después de un verano relajado, con horarios flexibles y actividades diversas, los niños recuperarán sus hábitos aunque al principio se resistan; nosotros somos los responsables de iniciar e incorporar las rutinas de manera placentera, después será la educadora quien se encargará de continuar nuestra labor. Una actitud paciente pero firme (no permitiremos que se entretengan a la hora de irse a dormir, por ejemplo) anticipándonos a los cambios y explicándoselos con cariño, les ayudará a volver a su ritmo de vida habitual, y valorarán la posibilidad de disfrutar cuando vuelvan las vacaciones. 

Causas comunes de los despistes infantiles

Si nuestros hijos son activos y les cuesta permanecer quietos, puede aumentar el tiempo de distracción. Algunos especialistas aún no tienen claras las causas de "estos despistes", no obstante existen algunos patrones comunes que hay que analizar y que puede causar dichas distracciones. Entre los más comunes son:

  • El cansancio. Es importante asegurarse de que nuestro hijo duerme bien. A veces duerme poco o la calidad del sueño no es demasiado buena... en ocasiones puede que se encuentre estresado por un exceso de actividades.
  • Problemas de visión o de audición. Una dificultad visual o auditiva no diagnosticada ni tratada puede hacer pensar en una falta de atención sin determinar cuál es la base.
  • Una alimentación poco equilibrada. La falta de algunos nutrientes esenciales en su dieta puede interferir en sus capacidades esenciales. 

La importancia de inculcar el orden...

Uno de los problemas más frecuentes está relacionado con el mantenimiento de la habitación ordenada. Nuestros hijos tienen que aprender a ser responsables y "no despistarse" dejando sus cosas desorganizadas y, nosotros como padres y madres, debemos aprender a manejar estrategias que permitan soluciones intermedias entre el desorden y el orden excesivamente estricto. Se trata de lograr un orden práctico que nos permita buscar lo que necesitamos pero que no sea excesivamente rígido y basado en el ejemplo. Además, tienen que saber qué deben ordenar y qué no secuenciando la tarea en pasos para que se vayan organizando mejor. Si los juguetes están mezclados, es interesante separarlos por categorías, después buscar sus cajas correspondientes y por último guardarlos. Al principio podemos ayudarlos, pero se trata de organizar los espacios para facilitar el orden y minimizar los despistes.

8 claves para anticiparnos a las distracciones y mejorar su atención

  1. Las instrucciones o indicaciones "de una en una".
  2. Es conveniente tener en casa una zona limpia y sin estímulos distractores, apartando luces u objetos que puedan llamar su atención.
  3. Resulta muy motivador buscar aquellas cosas que le gusta mucho hacer y fomentarlas.
  4. Es importante mirarle a los ojos cuando hablamos con él para asegurarnos que nos está entendiendo, también podemos darle un pequeño toque en el hombro para que se dé cuenta de que nos dirigimosa él.
  5. Es interesante fijar un horario para realizar los deberes y compartirlo con él para que se planifique sin dejar las tareas más difíciles para el final y evitar que comience tareas y las deje a medias, a veces los despistes tienen que ver con un excesivo cansancio.
  6. Será muy gratificante para él reforzar la tarea bien hecha con un premio simbólico, por ejemplo, permitirle jugar un rato a su videojuego favorito.
  7. La práctica de juegos que favorezcan la atención-concentración es adecuada: el Memory, colorear mandalas, descubrir dibujos ocultos siguiendo los puntos numerados, ordenar tarjetas de secuencias temporales...
  8. Practicar algún método de relajación para reducir la ansiedad. La relajación creativa: "El globo azul" ayudará a recuperar la calma: 
    Tumbados en el suelo, con una música relajante y con el volumen bajo, la profesora Lola empieza a contar la historia de un globo de color azul muy ligero, que está en el cielo, más arriba del lugar donde vuelan los pájaros que suben más alto, contemplando las montañas, los árboles, las casas, los ríos... todo desde muy arriba, muy ligero, dejándose llevar por el suave viento... y empieza a contar la historia del globo azul diciendo que cada niño o niña se imagine que es el propio globo azul, cerrando los ojos:

    Un día el globo azul se soltó del ramillete de globos que tenía un vendedor porque quería ver el mundo; así que apretó el aire que tenía dentro haciéndose más pequeño, apretando y apretando, para dejar de hacer fuerza de repente y dar un respingo que le hizo saltar hacia arriba y librarse del nudo que le unía a otros globos... y empezó a subir y a subir , primero a la altura de los balcones, después pasó por encima de los tejados y del campanario de la iglesia...el globo decía "¡adiós cigüeñas, voy a ver el mundo!" y notaba cómo flotaba y cómo el aire le acariciaba por los lados y le llevaba a un lado y al otro, a un lado y al otro, mientras seguía subiendo muy suavemente... aunque ¡cuidado! ¡Hay una cometa con pinchos!, ¡hay que apretar los lados para no pincharse, comprimimos un poquito!...ya está, ya pasó la cometa y seguimos subiendo.? 

    Estamos cada vez más relajados, notando como inspiramos y expiramos, inspiramos y expiramos... y extendemos los brazos, balanceándonos a ambos lados... hasta que subimos tan alto que nos vamos acercando más al sol, y el aire que tiene el globo empieza a calentarse, a ocupar más espacio dentro ... el globo se va hinchando más y más y al final se deshace el nudo que cierra el globo y el aire empieza a salir, haciendo que el globo se vaya desinflando y bajando poquito a poco, poquito a poco, hasta posarse como una pluma en la cima de una preciosa montaña con nieve desde la que se ve todo el valle. ++ Abrimos los ojos, nos estiramos y estamos tranquilos y relajados.

Una herramienta muy interesante: autoinstrucciones

Fuente: integratek.es

Las autoinstrucciones nacen en los años 60 de la idea de Donald Meichenbaum de asociar la técnica de solución de problemas en el modelo de Aleksandr Lúria, que reconoce el lenguaje interno como "director y controlador "del comportamiento. 

¿En qué consiste el entrenamiento en autoinstrucciones?

Es una técnica mediante la cual el sujeto se da a sí mismo un conjunto de órdenes o instrucciones para la regulación autónoma de la propia conducta. El objetivo de este entrenamiento es enseñar a del niño y al adolescente una forma de actuación rápida y eficaz para lograr el éxito en una tarea o en una conducta. 

La mayoría de niños hacen este proceso de manera automática, pero los niños con dificultades lo han de aprender, la han de entrenar. Desde las primeras aplicaciones de las autoinstrucciones, que se hicieron en niños hiperactivos, se ha puesto de manifiesto la eficacia de esta técnica aplicada al tratamiento de niños impulsivos, con déficit atencional, con falta de autocontrol, con trastornos de ansiedad y con dificultades de aprendizaje en general.

En el ámbito educativo también se ha utilizado con éxito para introducir y automatizar hábitos y procedimientos de trabajo no sólo con niños con dificultades, sino con todos los alumnos y de forma grupal.

El procedimiento completo consta de cinco fases: 

  1. Modelo cognitivo: El adulto (terapeuta o educador) actúa como modelo y lleva a cabo una tarea mientras va diciendo en voz alta cada cosa que hace.
  2. Guía externa en voz alta: El niño lleva a cabo la misma tarea propuesta por el adulto mientras este verbaliza as instrucciones.
  3. Autoinstrucciones en voz alta: El niño lo vuelve a hacer mientras se va diciendo a sí mismo en voz alta las instrucciones para resolver la tarea. 
  4. Autoinstrucciones enmascaradas: El niño lleva a cabo la tarea y verbaliza las instrucciones en un tono de voz muy bajo. 
  5. Autoinstrucciones encubiertas: El niño guía su propio comportamiento a través de instrucciones internas, mientras va desarrollando la tarea. 

Las autoinstrucciones se refieren a diferentes elementos, según el tipo de trabajo:

  • Auto-interrogación: ¿Qué tengo que hacer? ¿Qué he entendido? ¿Qué me preguntan? ¿Qué datos tengo? ¿Y si lo hago de otra forma?
  • Análisis de tareas:?¿Cuáles son los pasos a seguir? ¿Cuál es el primer paso? ¿Cuál es el paso siguiente?
  • Auto-comprobación: Repasaré este paso porque no estoy seguro de haberlo hecho bien. Comprobaré si el resultado es lógico de acuerdo con aquello que me pedían. Repasaré todos los pasos.?
  • Autorefuerzo: '¡Me está saliendo muy bien!', '¡Ahora, mucho mejor!', '¡Hace cinco minutos que no me levanto de la silla!', '¡Lo he conseguido por mi mismo!', '¡He descubierto el error y lo he corregido: fantástico!'.

Un mapa mental para nosotros y para nuestros hijos adolescentes: 

Ana Roa, pedagoga y  psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!