Las notas del primer trimestre escolar de los niños

Cómo evaluar las notas de los niños en el primer trimestre del colegio

Los resultados obtenidos en el primer trimestre escolar nos indicarán cómo se ha adaptado nuestro hijo al nuevo curso y nos permitirán saber qué aspectos del estudio conviene modificar para que en junio tu hijo logre terminar el curso con buenos resultados.

Por lo tanto, ¿cómo evaluar las notas del primer trimestre escolar de los niños? Estos primeros resultados tienen un carácter orientativo y hay que interpretarlas con relativismo. Lo importante es que padres y profesores permanezcan en estrecho contacto y, si se detectan problemas, se pongan rápidamente manos a la obra para resolverlos.

Las notas de la primera evaluación de los niños 

Las notas del primer trimestre

La primera evaluación en el colegio, es decir, las notas de inicio de curso escolar es la prueba de contraste entre las expectativas que tenemos en nuestros hijos y la realidad; así como la prueba entre el esfuerzo realizado y los logros alcanzados.

La cercanía de la entrega de hoja de calificaciones, y en especial la de la primera evaluación del curso, suscita inquietud entre padres e hijos. Sin embargo, los datos de la primera evaluación tienen un carácter fundamentalmente orientativo hacia la familia, son un toque de atención y un reflejo del esfuerzo del niño o la niña, porque no todos tienen las mismas capacidades.

Las notas, evaluaciones y resultados hay que interpretarlos con relativismo, sobre todo, en el primer trimestre, puesto que los alumnos se están adaptando todavía a los sistemas de trabajo de los profesores, a nuevos compañeros o, en su caso, al cambio de ciclo. De hecho, muchos niños pasan de la Educación Infantil a la Educación en Primaria, un cambio realmente grande donde el ritmo de trabajo y la actitud en la clase es muy distinta.

Asimismo, hay cursos que suponen un sobreesfuerzo para los niños, ya que aumentan los objetivos, los deberes para casa, el nivel de estudio, etc. Y, en estos primeros tres meses, muchos niños tienen una adaptación más lenta a todos estos cambios.

Los problemas de aprendizaje en los primeros meses de colegio

La detección de cualquier dificultad en el aprendizaje ha de ser una tarea prioritaria a lo largo del primer trimestre, y para ello es indispensable que haya una buena comunicación entre padres y profesores. Es importante que la familia ponga cuanto antes en conocimiento del tutor cualquier preocupación o contratiempo que pueda sospechar en el desarrollo de sus hijos.

Hay que recalcar la importancia de vigilar de cerca, sobre todo, las áreas instrumentales como la Lengua y las Matemáticas, que constituyen herramientas fundamentales para el resto de los aprendizajes.

Las notas de los niños

Lo principal es responder a la pregunta de: ¿a qué se debe que el alumno falle?, ¿qué dificultades se ha encontrado?,¿es consecuencia de la falta de esfuerzo o de la capacidad del propio niño?

Si el niño dedica horas, tiempo y esfuerzo al estudio y las notas muestran resultados negativos, es una clara evidencia de que existe algún problema de aprendizaje o una falla en los hábitos de estudio. Entre los problemas a los que con más frecuencia se enfrentan los equipos de orientación de los centros, los expertos destacan los trastornos del lenguaje, y en especial las dislexias, así como trastornos de déficit de atención (TDA o TDAH).

Educadores, psicólogos infantiles y profesores insisten en la necesidad de que las familias confíen en los docentes, es vital la conveniencia de que padres y tutores hablen sobre el tipo de ayuda que puedan requerir los alumnos para poder marcar una pauta que permita al niño mejorar sus resultados en el segundo trimestre.

Por lo tanto, si tu hijo ha llegado con malas notas a casa, o unas calificaciones más bajas de lo esperado en el primer trimestre del colegio, es el momento ideal para plantear sobre la mesa el problema que ha causado ese fracaso, y las soluciones a tomar en cuenta a partir de ahora.

En lugar de los largos sermones, regañinas, castigos y malas palabras hacia los niños, es preferible inspirarles con refuerzo positivo, fomentar el trabajo, sentarnos con ellos para explicar las bases del estudio, estar al corriente cada día de los deberes que tienen y si se han realizado todos y pedir una tutoría con el profesor para que pueda darte técnicas y claves sobre las que trabajar.

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!