Cómo desarrollar el pensamiento crítico de nuestros hijos

Beneficios de fomentar el pensamiento crítico desde la infancia.

Cuando hablamos de pensamiento crítico nos referimos al proceso intelectual que se realiza de manera consciente y que nos permite pensar de manera analítica, evaluar, interpretar y explicar la realidad de manera objetiva; de esta manera estamos receptivos a la información y la cuestionamos si tenemos dudas para tomar la decisión correcta. Con la llegada de las nuevas tecnologías, tenemos infinita información a la que acceder gratuitamente y nos preguntamos: ¿Nuestros hijos son capaces de diferenciar entre la información que es relevante y la que no??¿Diferencian aquellas fuentes que son fiables de las que no? ¿Saben tomar decisiones? ¿Tienen una opinión propia basada en el contraste de información? Cada vez se hace más necesario dotar a nuestros niños de recursos para desarrollar la capacidad de aprendizaje... El pensamiento crítico implica un conjunto de capacidades para saber analizar, reflexionar, comparar, discernir, explicar, decidir... sobre la información a la que accedemos.

¿Qué implica el pensamiento crítico?

  • Profundizar en los datos informativos para comprender su significado real.
  • Enfocar los hechos o situaciones desde varias perspectivas.
  • Tomar una decisión con autonomía y responsabilidad.

Algunas características del pensamiento crítico para tener en cuenta y favorecerlo en nuestros hijos:

  1. Observar con detalle la información y emitir conclusiones.
  2. No ser conformista, buscar el porqué.
  3. Estar pendiente de nuevos descubrimientos y relacionar los conocimientos nuevos con los antiguos (aprendizaje significativo).
  4. No tener opiniones rígidas, aceptar las ideas de los demás y reconocer cuándo se está equivocado.
  5. Afrontar las decisiones difíciles.
  6. Controlar nuestra forma de pensar y de actuar (auto-regularse).
  7. Mantener la calma pensamientos contrarios a los nuestros y no dejarnos llevar por los impulsos (reactividad excesiva).
  8. Otorgar a las opiniones y situaciones vividas el valor que objetivamente se merecen.

¿En qué consiste "pensar de forma crítica"?

Pensar de forma crítica favorece la motivación y la curiosidad por aprender, ya que convierte al niño en el protagonista de su aprendizaje y no en un mero receptor de la información. Se trata de pensar de forma racional teniendo en cuenta todas las posibles opciones y las consecuencias derivadas de éstas, sin dejarse llevar por las emociones, lo que es una ventaja a la hora de resolver problemas y tomar decisiones. En definitiva, el pensamiento crítico permite a los niños tener más conciencia social y anticipar acontecimientos actuando ante ellos con autonomía y responsabilidad, así como ser más flexibles a nivel cognitivo y ante distintos puntos de vista.

¿Se?puede aprender a tener pensamiento crítico?

Encontramos niños curiosos por naturaleza que se cuestionan las cosas de forma natural. No obstante, todos pueden aprender habilidades de pensamiento crítico y nosotros podemos realizar actividades como:

  • Responder "su porqué" de manera indirecta: Siempre que el niño pregunte el porqué de algo es importante no responderle de forma directa, sino preguntarle qué cree él para que primero obtenga sus propias conclusiones.
  • Realizar actividades de observación en las que el niño tenga que responder a través de pequeños detalles. Por ejemplo, pedirle que observe bien un dibujo y preguntarle: ¿qué crees que está ocurriendo aquí?
  • Servir de modelo y ante la resolución de un problema o situación.
  • Promover preguntas para pensar.
  • Dar tiempo a nuestros hijos para reflexionar y responder. 
  • Antes de comenzar la lectura de un libro hacerle preguntas para que sea consciente de la información previa que conoce acerca de ese tema.
  • Al terminar de leer una lectura, preguntar qué sabía antes sobre ese tema y qué sabe ahora y si ha cambiado algo de lo que pensaba.
  • Siempre que se pueda, permitir que el niño aprenda mediante la búsqueda de información en distintas fuentes, después analizarla y resolver las dudas que le surjan.
  • Ayudarle a comprender conceptos de forma crítica. Por ejemplo, podemos pedirle que busque una palabra en el diccionario para después preguntarle qué significa para él ese concepto y hacer que lo aplique en alguna frase o en algún ejemplo.
  • Entrenarle en la resolución de problemas cotidianos: ayudarle a identificar el problema, hacer una lluvia de ideas sobre todas las posibles soluciones posibles, pensar las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas y decidir cuál es la mejor opción final.
  • Realizar debates acerca de temas controvertidos en los que tenga que defender su postura, pero también la postura contraria, con argumentos y no con opiniones o creencias.
  • Enseñarle a comparar y contrastar cosas. Por ejemplo, preguntarle en qué se parecen y se diferencian dos conceptos, dos personajes...
  • Cuando se equivoque, hacerle preguntas para ayudarle a encontrar la verdadera solución fomentando un clima de confianza y relajado.
  • En aquellos aspectos en los que pueda hacerlo, dejarle decidir de manera autónoma para que aprenda a asumir la responsabilidad de sus?propias decisiones.
  • Analizar y comparar una noticia desde diferentes perspectivas ya sea con diarios, distintos canales de televisión, la radio...
  • Plantear un debate a partir de la lectura de un libro, de un artículo, de la visualización de un vídeo, de una situación conflictiva... El debate permite que argumenten la posición que han escogido.

Beneficios de fomentar el pensamiento crítico desde la infancia

Los niños están tomando pequeñas decisiones continuamente guiados por la intuición o por sus sentimientos... Podemos enseñarles otra forma de hacerlo por medio del pensamiento crítico. Potenciar?su pensamiento crítico les permitirá diferenciar la ingente cantidad de información que manejan y clasificarla separando lo importante de lo secundario. Este requisito es fundamental en nuestra sociedad digital, en la que están expuestos a un enorme torrente de contenido de todo tipo, especialmente fake news. Si desde pequeños desarrollan la capacidad de cuestionarse la realidad y examinarla a fondo, llegarán a la edad adulta con una mayor madurez intelectual.

Es muy importante:

  1. Fomentar en nuestros hijos el interés por el conocimiento del máximo número de temas posibles.
  2. Ayudarles a comprender el mundo que nos rodea mediante noticias cotidianas adecuadas a su edad, películas y/o documentales.
  3. Animarlos a argumentar sus puntos de vista debatiendo temas, intercambiando los roles y tomando diferentes posiciones, analizando anuncios de la televisión con sus imágenes y mensajes, descubriendo publicidad engañosa.
  4. Fomentar valores como la empatía, la justicia, la igualdad, el respeto y la tolerancia, la libertad, la honestidad, la responsabilidad o la humildad.
  5. Practicar la toma de decisiones organizando y decidiendo juntos sobre actividades cotidianas, como la lista de la compra, el reparto de tareas, las normas del hogar, las actividades de ocio...?

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!