Cómo desarrollar una autoestima positiva en los adolescentes

Autoestima y adolescencia.

La autoestima es una actitud hacia uno mismo. Como actitud es la forma habitual de pensar, amar, sentir y comportarse consigo mismo y el sistema fundamental por el cual ordenamos nuestras experiencias. La autoestima conforma nuestra personalidad, la sustenta y le otorga un sentido. Se genera como resultado de la historia de cada persona, no es innata, es la consecuencia de una larga secuencia de acciones y sentimientos que se van sucediendo en el transcurso de nuestros días. 

¿Qué ocurre cuando llega la adolescencia? 

Una autoestima sana implica una valoración objetiva y realista de nosotros mismos, aceptándonos tal como somos y desarrollando sentimientos positivos hacia nosotros mismos. Es preciso no olvidar dos aspectos: 

  1. La autoestima positiva no consiste en verse como una persona maravillosa, dotada de las más preciadas cualidades, a la que todo le va bien y a la que el éxito acompaña permanentemente. Lo verdaderamente importante es tener una percepción y valoración objetivas y positivas de uno mismo y aceptarse como es y con todo lo que es, con sus aspectos positivos y negativos, con sus aciertos y sus errores y con sus logros y sus limitaciones...

  2. Transformar la autoestima negativa es una tarea difícil que puede necesitar la intervención de algún especialista.

El mejor camino para desarrollar una autoestima positiva es crear un clima de relaciones personales en el que el adolescente experimente seguridad, respeto, aceptación y libertad para actuar; donde sienta el apoyo de los demás familiares y donde tenga unas metas a lograr bien definidas y unos criterios de conducta objetivos, donde pueda tener experiencias nuevas y equivocarse sin temer consecuencias negativas y donde no tenga que autoprotegerse, distorsionando para ello la visión o valoración de sí mismo.

Características del adolescente con alta autoestima: 

  • Valora sus éxitos.
  • Desea mantener relaciones con los otros.
  • Toma iniciativas.
  • Afronta nuevos retos.
  • Es capaz de asumir responsabilidades.
  • Actúa con independencia y con decisión propia.
  • Sabe superar los fracasos, muestra tolerancia a la frustración.
  • Muestra amplitud de emociones y sentimientos.

Características del adolescente con baja autoestima:  

  • Desprecia sus aptitudes.
  • Tiene miedo a relacionarse, siente que no será aceptado.
  • Sin iniciativas, necesita la guía de los otros.
  • Tiene miedo a los nuevos retos.
  • Tiene miedo a asumir responsabilidades.
  • Es dependiente de aquellas personas que considera superiores, se deja influir.
  • Tiene poca tolerancia a la frustración, se pone a la defensiva fácilmente.
  • Muestra estrechez de emociones y sentimientos.

Cuatro aspectos necesarios  para el desarrollo de la autoestima desde niños

Siguiendo las pautas de Harris Clemes, Reynold Bean y Aminah Clark en “Cómo desarrollar la autoestima en los niños” (Ed. Debate) podemos hablar de cuatro aspectos esenciales: 

  1. Vinculación: Consecuencia de la satisfacción que obtiene el niño al establecer vínculos que son importantes para él y que los demás reconocen como importantes. Por ejemplo, formar parte del grupo de clase, pertenecer a una familia…

  2. Singularidad: Resultado del conocimiento y respeto que el niño siente por las cualidades o atributos que le hacen especial o diferente, apoyado por el respeto y la aprobación que recibe de los demás por esas cualidades. Por ejemplo, saber que él es alguien especial para…

  3. Poder (empoderamiento): Consecuencia de que el niño disponga de los medios, de las oportunidades y de la capacidad de modificar las circunstancias de su vida de manera significativa. Por ejemplo, creer que normalmente puede hacer lo que planea, sentir que tiene a su cargo algunas responsabilidades importantes en su vida…

  4. Pautas de guía: Que reflejen la habilidad del niño para referirse a los ejemplos humanos, filosóficos y prácticos adecuados que le sirvan para establecer su escala de valores, sus objetivos, ideales y exigencias personales. Por ejemplo,  saber qué personas pueden servir de modelo a su comportamiento, desarrollar  su capacidad de distinguir lo bueno de lo malo…

Ninguno de estos cuatro aspectos es más importante que el resto. Los niños con autoestima positiva poseen buenos vínculos, se saben singulares, tienen modelos que les guían y sensación de poder manejar su vida en la infancia y en la temida etapa adolescente. 

Sugerencias para mejorar estos cuatro aspectos 

¿Cómo mejorar el grado de vinculación en la familia?

Dando oportunidades para que todos los componentes de la familia trabajen y disfruten juntos,  compartan con los demás sus asuntos más íntimos, fomenten las soluciones positivas de los problemas que surjan… 

¿Cómo mejorar el grado de singularidad  dentro de la familia?

Organizando el espacio dentro de la casa, teniendo en cuenta las habilidades, las dotes o los intereses especiales de cada hijo cuando se distribuyan tareas o trabajos… 

¿Cómo mejorar el empoderamiento dentro de la familia y reducir su conflictividad?

No cambiando las reglas sin previo aviso, los componentes de la familia deben participar en las decisiones importantes que les afectan. Es necesario también estimular a los hijos para que acepten retos más complicados mayores responsabilidades y distribuir los recursos de la familia entre sus distintos componentes de una manera equitativa. 

¿Cómo mejorar los modelos y las pautas dentro de la familia?

Comunicándose con claridad, diciendo a los niños lo que se espera de ellos, planificando las actividades diarias con organización y manteniendo el orden en las tareas familiares.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!