Niños madrugadores

Aunque se diga que «a quien madruga Dios le ayuda»… ¡es muy duro para los padres que los despierten cada mañana cuando canta el gallo!

Niños madrugadores

¿Cuál es el problema?

Son las 5 o las 6 de la mañana y el niño llama, lloriquea o llora abiertamente. Con suerte, lo oyes balbucear en la cuna. ¿Tiene hambre? No, seguro que no. Tu hijo no esta subalimentado. Así que es inútil que le des un biberón extra o le dejes una paquete de galletas en la cuna.

¿A quién molesta?

A ti. ¡Es duro levantarse tan temprano! La falta de sueño produce cansancio e irritación y afecta a la vida familiar y al ambiente en general.

Se despierta para dormir mejor

A veces, hacia las 5 o las 6 de la mañana, los niños pasan por una fase de despertar nocturno. El sueño no es lineal: está compuesto de ciclos. Puede que, al amanecer, tu pequeño esté al principio de un ciclo y, por lo tanto, en fase de sueño ligero. Crees que se despierta porque lo oyes agitarse. Por la noche o al amanecer, la mayoría de los niños pequeños abren un ojo y se vuelven a dormir. Los padres no se dan cuenta.

Qué hay que hacer. Intenta que gestione solo su despertar. Sobre todo, ¡no acudas a su cuarto! El niño es perfectamente capaz de esperar un poco en la cuna. Déjalo tranquilo que sueñe o parlotee hasta que vuelva a caer en brazos de Morfeo. Deja uno o dos juguetes que le gusten en la cuna para que se distraiga.

Se despierta temprano porque es muy sensible a la luz

En primavera y verano, cuando amanece temprano, el niño puede creer que es la hora de levantarse. Es lógico que te llame.

Qué hay que hacer. Si la ventana no tiene persiana, coloca unas cortinas gruesas, con doble forro, para que no pase la luz.

Se despierta temprano por naturaleza

Cada niño tiene su ritmo de sueño y sus necesidades.

Qué hay que hacer. Procura adaptar su hora de despertar a los horarios de la familia, sin forzar demasiado. Acuéstalo un poco más tarde. Intenta también jugar con las siestas. Si duerme tres horas por la tarde, despiértalo un poco antes. Puede que recupere esa hora por la mañana. Tal vez consigas que mejore un poco, pero no esperes un cambio radical.

Los niños “tempraneros” no suelen convertirse en grandes dormilones capaces de levantarse al mediodía. Cuando se es madrugador o dormilón en la primera infancia, se es para toda la vida.

 Maria Poblete con Hélène de Leersnyder, pediatra especialista en trastornos del sueño.  

© Enfant Magazine

Testimonio de un padre

“Desde que cumplió 6 meses, Hugo se despierta todos los días entre las 5 y las 6 de la mañana. El pediatra nos aconsejó que lo acostáramos media hora más tarde. Al principio, Hugo se despertaba un poco más tarde. Pero, desde hace unas semanas, hemos vuelto a la casilla de salida. Hemos llegado a la conclusión de que simplemente él es así: se duerme temprano y se despierta temprano. Pero también tiene que comprender que nosotros estamos cansados. Le hemos explicado que necesitamos dormir. Le dejo algunos juguetes en la cuna. Creo que al final comprenderá que, para nosotros, las 5 de la mañana, es plena noche”.

Fabien, padre de Hugo, 18 meses

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Ventajas de la siesta en niños y mayores

    Ventajas de la siesta en niños y mayores

  • Trastornos del sueño en los niños

    Trastornos del sueño en los niños

  • Problemas del bebé para dormir

    Problemas del bebé para dormir

  • El sueño del bebé

    El sueño del bebé

  • Dormir con el niño en la cama

    Dormir con el niño en la cama

Comentarios (1)

10 oct 2017 01:07 ariana

pues me sirvio de ayuda por que de tarea de la escuela me dejaron invesrigar los niños madrugadores