Despertares nocturnos de los niños

Sonambulismo, pesadillas y terrores nocturnos de los niños

El descanso de los niños es muy importante para que puedan desarrollar durante el día toda su actividad física. Algunos trastornos como las pesadillas, los terrores nocturnos o el sonambulismo pueden alterar el sueño y causar los despertares nocturnos de los niños. 

Niños sonámbulos

Trastornos del sueño infantil

Ocurre durante las 3-4 primeras horas de sueño. El niño sonámbulo suele sentarse en la cama con los ojos abiertos y una expresión de admiración o sorpresa; también puede caminar por la casa. Este trastorno, del que no recuerda nada después, no acarrea ninguna complicación. Se debe conducir al niño hacia la cama, sin despertarlo, ya que duerme profundamente. Si se le despertara en ese momento, se aturdiría, porque no sabría qué es lo que ocurre. Las causas del sonambulismo no se conocen, aunque sí está comprobado que hay un componente hereditario. No hay ningún tratamiento porque va desapareciendo con la edad.

Las pesadillas de los niños

Las pesadillas son sueños que generan ansiedad en el niño, que se despierta angustiado y con miedo. Ocurre en la segunda mitad de la noche, casi al amanecer. Por lo general, las pesadillas están relacionadas con algo externo que ha causado su inquietud: una pelea con un compañero, una película que le ha impresionado, miedo al colegio? Ante estos episodios es preciso tranquilizar al niño y procurarle seguridad. Los expertos aconsejan hablar con él sobre sus temores y no forzarle a enfrentarse a ellos.

Terrores nocturnos: cuando el niño tiene miedo

Los terrores nocturnos son más que una pesadilla: el niño se despierta bruscamente y empieza a gritar, está completamente aterrorizado y es incapaz de conectar con la realidad. Para los padres supone una fuerte impresión y, a veces, no saben cómo reaccionar. El niño, por el contrario, no es consciente de lo que ocurre porque está profundamente dormido. No hay que intentar despertarlo, porque además es muy difícil. Es mejor permanecer a su lado para vigilar que no se caiga, ni se mueva. Al igual que las pesadillas, los terrores nocturnos suelen aparecer alrededor de los 2-3 años y ceden al llegar a la adolescencia.

Otros trastornos del sueño infantil

Bruxismo. También conocido como rechinar de dientes. Se produce por la tensión acumulada en la zona de la mandíbula y suele desaparecer con la edad, pero si es persistente y provoca daños en los dientes, habrá que emplear una prótesis dentaria.

Somniloquia. Hablar, reír, llorar, gritar en sueños. Lo habitual es que el niño pronuncie palabras sueltas y que no recuerde nada después. No supone ningún problema, salvo para la persona con la que comparta habitación.

Movimientos de automecimiento. Los más frecuentes son los golpes de la cabeza contra la almohada y el balanceo de todo el cuerpo, que suelen ir acompañados de sonidos guturales. Se inicia hacia los 9 meses y desaparece con la edad.

Ronquidos. Los niños también roncan, se calcula que lo hace entre el 7 y el 10% de ellos, aunque generalmente la causa suele ser un problema de anginas o vegetaciones.

Los beneficios de la siesta para los niños

El doctor Estivill es un defensor de la siesta a cualquier edad, pero más aún en las tempranas. Además de dormir bien por la noche, los niños necesitan un alto durante el día para reponer la energía gastada, afirma. El tiempo dependerá de la edad, mucho más larga en el recién nacido y un breve descanso en las guarderías. Para el doctor Estivill, la siesta es un hábito que, por desgracia, acaba perdiéndose cuando los niños empiezan a asistir a la escuela?. Según este especialista, numerosas investigaciones han demostrado que la necesidad de descansar, entre la 1 y las 4 de la tarde, persiste a lo largo de toda la vida.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!