Mi bebé nunca quiere beber agua

¿Debemos obligarle a beber agua? ¿Qué hacemos si no quiere?

“Mi bebé nunca quiere beber agua, ¿es normal?”. El especialista Patrick Tounian, jefe del servicio de nutrición y de gastroenterología del hospital Trosseau de París, responde a esta cuestión.  

Todos los padres temen la deshidratación, sobre todo cuando se trata de recién nacidos, que no son capaces de pedir agua. Es un temor que se puede transformar en angustia cuando el bebé se niega obstinadamente a beber agua, incluso cuando hace mucho calor. 

Que un bebé se niegue a beber agua no debe inquietar a los padres. Es normal que el niño no pida agua. En primer lugar porque la sed es un proceso biológico muy competente que reacciona para evitar el peligro de deshidratación. Un niño que no tiene sed está suficientemente hidratado. En segundo lugar porque, durante el primer año de vida, la leche materna o maternizada es la base de la alimentación del bebé y suministra de forma satisfactoria el aporte hídrico necesario.

A la edad de 1 mes, el bebé que toma el pecho bebe entre 600 y 700 ml de leche al día y pesa 4,5 kilos. En un adulto de 60 kilos, el equivalente serían de 8 a 9 litros de líquido. A los 12 meses, el niño todavía bebe 500 ml de leche, lo que para un adulto de 60 kilos serían 3 litros de agua. ¡Imposible tener sed!

No hay que obligar a un bebé a beber agua. Hay que ofrecérsela de forma regular cuando hace mucho calor, pero nunca sustituir la leche por 

© Enfant.com

 

 

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!