La primera vacuna del bebé

¡Que no cunda el pánico! Esto es lo que necesitas saber.

Ya han pasado dos meses y a tu bebé le van a poner la primera inyección contra la difteria, el tétanos y la polio. ¿Te inquieta un poco la idea de vacunarlo? Tranquila, todo irá bien.

No, la vacuna no duele

Esta vacuna múltiple no es plato de gusto para ti. Pero, por el dolor, no debes preocuparte: el pinchazo, que se da en la espalda (entre el cuello y el hombro), en la parte superior del brazo o en el muslo, es tan rápido que tu bebé casi no tiene tiempo de reaccionar. Visto y no visto...

Puede que tu bebé sienta un ligero dolor en el lugar donde le han pinchado o que tenga fiebre durante un día o dos. Como precaución, es recomendable administrarle un medicamento contra la fiebre y el dolor (como paracetamol) por lo menos durante un día.

¿Y si está enfermo el día en que le tienen que vacunar?

Ya tienes cita con el pediatra y tu bebé está acatarrado y tiene un poco de fiebre.

¿Qué debes hacer? Generalmente, es recomendable vacunar al bebé cuando está totalmente sano para no debilitar más el organismo. Habla con el médico para que aplace la vacunación tres o cuatro días, no más, dado que, al principio de la infección, el peligro de reacción es mayor.

Cuestiones prácticas

Puedes comprar la vacuna con antelación siempre que la metas en la nevera, en la rejilla más próxima al congelador. Y es que este producto debe conservarse a una temperatura cercana a 0 ºC (si es más alta, su eficacia disminuye). No debe congelarse nunca.

En los centros de vacunación infantil de las Comunidades Autónomas el servicio es gratuito.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!