¿Qué es la vinculación afectiva con el bebé?

¿Qué es?

Es el intenso apego que se forma entre los padres y los hijos. Es lo que a corto plazo motivará a los padres a ocuparse de las necesidades de los hijos, incluso a costa de las propias. El concepto de la vinculación afectiva nació en la década de 1970 a raíz de un estudio de pediatría que cambió la forma en que en los hospitales se trata a los bebés tras el parto, pasando a fomentar la creación de vínculos entre el recién nacido y la madre.

Establecer vínculos afectivos entre padres e hijos produce múltiples beneficios a largo plazo, como favorecer el desarrollo del niño, darle un modelo para sus futuras relaciones íntimas y reforzar su autoestima.

Cada familia a su ritmo

Los vínculos afectivos se establecen en formas y momentos diferentes en cada familia. Muchas veces sucede tras el parto, en otras se desarrollan con el tiempo, a medida que se atiende a los bebés. Hay ocasiones en que el temprano proceso de vinculación se ve interrumpido, como podría ser, por ejemplo, por causas médicas en la madre o el bebé. Pero estas dificultades pueden ser superadas de la forma más natural, con atención y cariño, en cuanto se retome el contacto.

Cómo establecer la vinculación afectiva

Estas son algunas actividades que puedes llevar a cabo con tu bebé para favorecer vuestra vinculación afectiva:
-Dedicar tiempo al contacto visual y físico con él: mirarle a la cara y los ojos y procurar que te vea, cogerle en brazos, abrazarle y acariciarle. Establecer también contacto “piel con piel”.
-Masajes para bebés u otras caricias.
-Cantarle
-Leerle en voz alta
-Acunarle
-Hablarle y jugar

¿Y si soy mamá de múltiples”?

Los padres de mellizos, gemelos, trillizos muchas veces se preguntan si serán capaces de vincularse afectivamente con todos sus bebés y por igual, pero es un miedo que se supera rápidamente tras el parto, pues es cuando comienza a verse que, con los bebés múltiples el cariño no se divide, sino que se multiplica. Para establecer vínculos fuertes con todos tus bebés dedica tiempo en exclusiva a cada uno, llevando a cabo las actividades antes mencionadas con cada uno por separado y a solas.

Suele ser habitual que ocasionalmente los padres se sientan más unidos a un bebé que al resto: esto es normal, y en la mayoría de los casos la preferencia se va alternando entre los niños a lo largo del tiempo.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!