Comida para las salidas escolares

Se acerca el gran día: vuestro hijo o vuestra hija se va de excursión con la clase.

Se acerca el gran día: vuestro hijo o vuestra hija se va de excursión con la clase. Aquí tenéis algunos consejos para preparar una comida sencilla que seguro que no se deja en el fondo la mochila.

comida para las salidas escolares

¡Vivan los mini sándwiches!

Generalmente, las salidas de un día suelen programarse con mucha antelación y los padres reciben el aviso a través de una nota. De modo que tenemos tiempo de planear con el niño lo que se quiere llevar y lo que realmente le apetece. Es mejor evitar el gran bocadillo de pan de barra, que los niños mastican mal y que no se acaban nunca… Seguro que lo trae de vuelta, aplastado en el fondo de la mochila. Podemos hacerle, por ejemplo, mini sándwiches de pan de molde ligeramente tostado. Dentro, se puede poner quesito en porciones o queso de untar, jamón de York o paté con una hoja de lechuga y una rodaja de tomate: no es necesario romperse la cabeza para hacer las delicias de los niños.

Bueno y fácil de comer

Aunque por lo general seamos reacios a comprarle patatas fritas, podemos hacer una excepción y meterle en la mochila una bolsa bien grande para que la comparta con sus amigos. Si hace calor, conviene evitar el chocolate y sus derivados, que acaban siempre machándolo todo. Lo mismo vale para los productos lácteos o la fruta muy madura. Es mejor escoger unas galletas o fruta fácil de llevar y de comer: manzanas, mandarinas, plátanos… Sobre todo no hay que olvidar la botellita de agua y evitar las bebidas gaseosas y los zumos de frutas pegajosos.

Lo más práctico, la mochila

Conviene meter la comida en una mochila, para que el niño tenga las manos libres. Y no hay que olvidar un paquete de pañuelos de papel o unos trozos de papel de cocina para que pueda limpiarse las manos.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!