Guacamayo: a todo color

Guacamayo: a todo color

El Guacamayo, ave tropical de la familia de los loros, engloba 14 especies distintas y todas tienen en común el contar con un plumaje impactante, exótico y muy colorido.

El origen de los Guacamayos lo encontramos en el continente americano, y podemos encontrarnos con algún ejemplar en su estado salvaje desde las selvas de México hasta el noroeste de Argentina. Lamentablemente, la caza furtiva y la destrucción del hábitat natural de estos animales han hecho que seis de ellas se consideren completamente extintas. Muchas de las variedades más populares, como lo es el Guacamayo Azul, son cada vez más escasas. Es por esto que, si nos decantamos por adquirir uno de estos simpáticos animalitos, debemos hacerlo en un sitio de confianza en el que nos expliquen de donde proviene nuestro ejemplar (cerca de 50.000 loros salvajes amazónicos son exportados ilegalmente cada año). A su vez, nuestra obligación como amantes de los animales es informarnos de si la especie que vamos a adquirir se encuentra o no protegida. Lo cierto es que su introducción en miles de hogares de todo el mundo como mascotas no ha sido una novedad, pues hace muchos años los indígenas ya los utilizaban y criaban como animales domésticos. Estas aves tropicales destacan, además de por su hermoso y colorido plumaje, por su habilidad para tratar de imitar el lenguaje y los sonidos de los hombres.

Cuidados

Para que nuestro Guacamayo tenga una vida en cautiverio de calidad, es muy recomendable que tratemos de fomentar su reproducción. En la naturaleza, estos animales anidan en parejas en los huecos de los árboles e incluso hacen grupos. Si pasa toda su vida sólo, estos animales no se desarrollan como es debido, e incluso pierden fuerza en su colorido. En cuanto a su alimentación, los guacamayos comen frutas, semillas de girasol e insectos. También es recomendable que a su dieta se añadan verduras, y algunos frutos secos. Una gran virtud es que, en cautividad, tienen una capacidad de adaptación al hombre muy grande. Su gran inteligencia hace que aprendan con extrema rapidez, son unas mascotas muy simpáticas y pronto se hacen un sitio en el corazón de los miembros de la familia.

Guacamayo: a todo color

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!