Periquito australiano: la unión hace la fuerza

Periquito australiano: la unión hace la fuerza

En estado salvaje, estos pajaritos forman grandes bandadas y se reúnen durante la época de reproducción para protegerse de los depredadores; y es que ya se sabe: la unión hace la fuerza.

El periquito australiano, también conocido como perico o simplemente periquito, es un ave de la familia de los loros originaria de Australia. En su hábitat natural, estos animales forman bandadas de cientos de periquitos, que recorren grandes distancias en busca de agua y comida. Las características físicas de estas pequeñas aves les facilitan trepar por los árboles en busca de alimento. Incluyen un pico curvado hacia abajo, dos dedos hacia delante y dos hacia atrás. Los periquitos australianos han crecido en popularidad como mascotas desde 1840, fecha en la que se inició su cría en cautiverio. Desde entonces, se han creado nuevos colores además de su verde natural, tales como el azul, tonos gris y violeta, de alas claras o perlados, entre otros. Además de hacernos compañía, estos animalillos son muy fáciles de domesticar. Su gran inteligencia hace que puedan llegar a hablar, silbar e interactuar con la gente.

Cuidados

Deberemos proporcionar a nuestro periquito algo que pueda picar constantemente. Valdrá una rama con corteza, o bien las famosas piedras de calcio, indispensables para mantener el pico sano. La alimentación de esta mascota se basa en el mijo y el alpiste. Sin embargo, podemos y debemos complementar su dieta con otros tipos de semillas o verduras, tales como la lechuga, espinacas, pimiento o zanahoria. La fruta les aportará una buena dosis de vitaminas que no podemos desaprovechar. De vez en cuando, también aceptarán un poco de pan o galletas, siempre sin azúcar pues es importante no incluir nada dulce en sus comidas. A parte de estos pequeños consejos, es importante cuidar de forma responsable nuestro periquito, proporcionarle una jaula lo más amplia posible y, a poder ser, ofrecerle un/una compañero/a que mejore su salud tanto física como anímica. Por último, un correcto aseo diario de la jaula y un bebedero con agua fresca y renovada completará las necesidades básicas de nuestro pequeño amigo, el periquito.

Periquito australiano: la unión hace la fuerza

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Cerrar