Recuperación física después del parto

Recuperación física después del parto

Durante la gestación, la mejor manera de cuidar tu salud y la de tu bebé es seguir una dieta completa y variada.

Lo ideal es un aumento de peso de 9- 13 kilos. Un incremento superior puede dificultar la recuperación del peso previo al embarazo.

Después del parto, la pérdida de peso suele ser aproximadamente de 5 kilos. Durante el periodo del puerperio, se suelen perder otros 4 kilos por la eliminación progresiva de líquidos acumulados a lo largo del embarazo.

Si se decide amamantar, es conveniente un incremento del aporte calórico de 500 calorías al día. No hay alimentos prohibidos; algunos afectan más al sabor de la leche, pero esta variación de sabores es útil para la posterior aceptación de los distintos alimentos por parte del bebé.

También es recomendable una buena hidratación (2-3 litros de líquidos diarios).

Los músculos del abdomen deben recuperar el tono inicial perdido por la presión y distensión a la que han estado sometidos durante el embarazo y el parto. No es recomendable realizar ejercicio abdominal hasta que no se haya recuperado la musculatura del suelo pélvico. Practicando diariamente los ejercicios de Kegel se fortalecerán los músculos de la pelvis.

No se aconseja el empleo de fajas, lo más saludable es que la musculatura abdominal recupere su tono cuanto antes. Si tienes dudas acerca de la recuperación física después del parto, sigue las recomendaciones dadas por la matrona en el programa de Educación Maternal o consulta a tu médico.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!