La matrona durante el embarazo

El papel de la matrona

Durante el embarazo, hay una serie de profesionales sanitarios que van a seguir de cerca el proceso. Entre ellos están el ginecólogo y la matrona. Estos expertos son necesarios apra que todo vaya bien.

El papel de la matrona es seguir el embarazo mes a mes, pero su función cambia según se trate de sanidad pública o privada. Aquí vamos a hecer una pequeña distinción.

La matrona en la sanidad

la matrona

En la sanidad pública. Su función en este sistema es el de seguir el embarazo mes a mes, y desde su propia consulta. Para ello controlarán tu peso, tensión arterial, y ritmo cardiaco y reacciones del bebé. Además imparten clases de preparación al parto y orientan a las futuras mamás acerca de sus dudas sobre alimentación, higiene y temas variados de salud durante la gestación.

En la sanidad privada. En la sanidad privada el papel de la matrona comienza únicamente durante el parto, pues el seguimiento del embarazo es realizado íntegramente por el ginecólogo. No obstante, a pesar de esto, también tienes la opción de recibir además la atención de una matrona solicitándolo a través de la sanidad pública; ambos servicios no son incompatibles.

En el momento del parto. Durante el parto el papel de una matrona es el de guiar a la madre, ofrecerle apoyo y controlar que todo vaya bien.

Ella seguirá tu dilatación, te asistirá en los primeros pujos y seguirá el estado del bebé a través de la monitorización de éste y, si tu parto es vaginal, permanecerá contigo hasta el final de éste, es decir, durante el periodo expulsivo y no sólo durante la fase de dilatación.

En el postparto o puerperio. Controlará tus puntos –si te han practicado episiotomía, y si tu útero está recuperando su tamaño con normalidad, además de resolver tus dudas sobre la lactancia y sobre otras cuestiones relacionadas con los primeros cuidados del recién nacido.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!