5 enseñanzas que debes darle a tus hijos

Te contamos los beneficios de practicar el Aikido infantil.

Practicar Aikido no requiere habilidades especiales. Se trata de un arte marcial accesible en el que se integran todos los aspectos esenciales y necesarios en el desarrollo evolutivo de los niños y de las niñas. No persigue la violencia, las clases son dinámicas, divertidas; hablamos de un aprendizaje basado en el control de posturas, movimientos, desplazamientos y ejercicios técnicos de defensa personal. ¿Por qué no intentarlo?

En el Aikido infantil se desarrolla una gran perseverancia y una actitud positiva, requerimientos de la educación actual que a veces se van quedando “en el baúl de los recuerdos” con tanta estimulación tecnológica; hablamos de una forma natural de vivir y crecer con más calma dentro y fuera de casa.

Practicando Aikido se potencia y se premia el esfuerzo del niño para llegar a conseguir objetivos y aprender a no rendirse, alejándose de “la inmediatez” tan característica de nuestra sociedad. Perseverar y tener una actitud positiva es la clave para progresar en Aikido.

“Aikido para niños. Un cuento sin cuentos”

Antonio Carrillo, cinturón negro de Aikido y autor del libro: “Aikido para niños. Un cuento sin cuentos” Ed. Pasión por los Libros, nos resume así los beneficios de esta práctica para los más pequeños y los adolescentes:

“Entre los muchos aspectos beneficiosos que lleva consigo la constancia en la práctica, me atrevería a destacar los que personalmente he podido contrastar:

  1. Calma. Los niños aprenden a enfocarse en la tarea, a permanecer atentos pues saben que después tendrán que desarrollar ellos mismos las técnicas. Aprenden a estar más quietos, más sosegados y ello evitará esa agitación crónica y la tendencia a mantener relaciones de mando a distancia.

  2. Autoestima, autoimagen, seguridad, control de emociones y respeto. Aceptación de que hay un momento para cada cosa. Aceptación de esa realidad que implica adaptación a las circunstancias sin pataleos pero con una conciencia personal y genuinamente individual.

  3. Actitud positiva. Se trabaja con actitud positiva, la perseverancia en conseguir mayor flexibilidad y resistencia física, ayudando a que los niños tengan cada vez una mayor confianza en sí mismos fruto del entrenamiento coherente y correcto en sentido técnico. Además esa actitud lleva consigo el desarrollo armónico con el entorno social y natural del niño, viendo el conflicto como una oportunidad para superarse. Sin buscarlo ni rehuirlo, me atrevería a decir, pero eso lo dejo a cada cual.

  4. Motricidad, coordinación, lateralidad y equilibrio. Tanto los movimientos de los brazos como los de las piernas se vuelven más armónicos, la sensación de torpeza inicial se va puliendo, empequeñeciendo y eliminando; rodar despacio, tomar contacto con el suelo, aceptar el movimiento y… siempre perseverar para levantarse.

  5. Mejoramos dentro del tatami y fuera del mismo. Se fomenta tanto lo bueno que todos llevamos dentro como la disposición al cambio por la curiosidad que se despierta ante las diversas técnicas, en un continuo proceso de retroalimentación comunicativa que afirmará y reafirmará con correcta etiqueta a los niños, mejorando esa comunicación entre iguales y con sus mayores.

En lo que mejoramos, mejor dejamos un indeterminado e infinito etcétera…”

¿Defensa adecuada?

Resulta muy curioso y sorprende cómo los niños pueden llegar a aplicar Aikido sobre adultos.

El Aikido busca armonizar el conflicto, disuadir y neutralizar la intención agresiva del adversario causándole el menor daño posible, se trata de optimizar los movimientos y obtener con el mínimo esfuerzo el mejor resultado.

El trabajo técnico con ambas manos y pies ininterrumpidamente y manteniendo al máximo la estabilidad, activa simultanea e intensamente los dos hemisferios del cerebro, provocando un aumento de sus capacidades al encontrarse ante situaciones que no ofrece la vida cotidiana ni otros “deportes”. Con la práctica adquirirán un mejor sentido del equilibrio y esquema corporal, una mayor coordinación y agilidad, y una correcta propiocepción, armonización del cuerpo, percepción espacio-temporal… Las aplicaciones técnicas son herramientas que les dotan de patrones y esquemas motrices para usar su cuerpo de forma óptima en infinidad de diferentes movimientos, que servirán de base para realizar otros nuevos. (https://blogs.ua.es/aikido/aikido-kids-infantil-san-vicente-alicante/)

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!