Juegos para estimular el lenguaje en bebés y niños

¡Qué ganas de comunicarse! Evolución del lenguaje infantil.

Durante las primeras semanas de vida los bebés ya emiten sonidos diferentes al llanto que responden a la satisfacción o insatisfacción de sus necesidades físicas.

En estas primeras etapas los bebés se comunican a través de los movimientos y emisiones de sonidos básicos. El cuerpo y, esencialmente, el rostro, son los instrumentos de comunicación por excelencia. Los bebés buscan la cara de su mamá y de su papá, y fijando su mirada tratan de imitar gestos, muecas o expresiones comenzando así los primeros diálogos. Aproximadamente hacia los 3 ó 4 meses el bebé posee un amplio repertorio general de sonrisas, sonidos, miradas... que le permiten interactuar con los demás (incluso algunos gestos los elabora propia y exclusivamente según la respuesta que recibe).

El bebé aprende a distinguir las personas familiares de las desconocidas por su voz, además de por su cara. Incluso antes de ver a su mamá o a su papá empezará a sonreír al escuchar sus voces.

Progresivamente y tras escuchar conversaciones variadas, empezará a entender todo (apoyándose en la comunicación gestual) y antes de de su primer cumpleaños intentará utilizar el lenguaje aunque todavía no produzca palabras muy inteligibles.

Los padres somos los mejores maestros, y como tal pronunciaremos correctamente las palabras estimulando su flujo de desarrollo lingüístico y generando conversaciones que pueden resultar muy divertidas. 

Evolución de su lenguaje 

1 mes

Primera comunicación mediante el contacto de la mirada. Sonidos relacionados con la satisfacción de sus necesidades físicas.

2 meses

Sonidos vocálicos. Empieza a fijar la atención en estímulos visuales y auditivos. Sonrisa Sociable.

3/4 meses

Sonidos vocálicos abiertos en alto y entonando "aaah", "oooh", "ajitos", monosílabos "maaa" "paaa"

5/6 meses

Balbuceos, sonidos vocálicos combinados con consonantes y parloteos (p, b, k, m). Busca y gira la cabeza hacia el sonido

7/8 meses

Bisílabos: "tata", "papa", "mama". Comprende palabras simples, por ejemplo "¡adiós!". Responde con balbuceos intentando mantener una conversación.

9/10 meses

Combina sílabas diferentes produciendo una jerga cada vez más familiar. Gira la cabeza en una conversación según el turno de quien esté hablando o también al oírse llamar por su nombre. Canta y comienza a entonar sus mensajes.

12 meses

Entiende casi todo. Parloteos conversando y dirigiéndose a los demás. Su vocabulario ya es de 2- 3 palabras demás de "papá" y "mamá". Utiliza el lenguaje apoyándose en la comunicación gestual para hacerse entender.

18 meses

Vocabulario de 6, 10 ó 12 palabras. Frases de 2 palabras y el famoso "NO": Empieza el negativismo.

24 meses

Vocabulario de hasta 40 ó 50 palabras. Frases de 3 palabras. Emplea pronombres "yo", "mío", con el fin de autoafirmarse. Comienza la etapa "preguntona": "¿por qué? Repite palabras finales o más remarcadas por los demás.

36 meses

Avance ejemplar del vocabulario que puede llegar a las 800 palabras o aún más. Utiliza el pasado dentro de los tiempos verbales. Se intensifica la comunicación con los demás.

4/5 años

Buena articulación, comprensión, dominio del lenguaje (afianza la corrección gramatical con algunas alteraciones evolutivas en ocasiones). Vocabulario muy amplio, "muy charlatanes", participa, razona y discute con sus iguales. Juegos de imaginación con los demás. 

Vamos a jugar a... 

Actividades que favorecen el desarrollo del lenguaje durante el primer año de vida

  • Juegos con el rostro y con el cuello: "Cambiamos las expresiones".Este juego se desarrolla, mirando al bebé, a través de la expresión de la cara y con movimientos de cuello. Podemos acompañarlo con música.

  • Juegos de audición: "Descubro mis oídos". En esta ocasión hablamos muy cerquita de los oídos del bebé, como si le contáramos un secreto. Podemos también cantar canciones suaves.

  • Juegos de señales: "Mira esto... ¿dónde está...?". Ahora nos dirigimos al bebé con frases cortas mientras que cada palabra-clave va acompañada de nuestra señalización con el dedo índice.

Actividades que favorecen el desarrollo del lenguaje durante el segundo año de vida

  • Juegos de repetición: "Dímelo otra vez".  Para el desarrollo de esta actividad invitamos al niño a repetir el nombre de objetos, especialmente los más familiares. Le enseñamos palabras en el contexto real y no real (acciones que él desarrolle y que aparezcan, por ejemplo en los cuentos)

  • Juegos de adivinar: "Ahora dilo tú". Incitamos al niño para que pronuncie palabras que nosotros deseamos.

  • Juegos de imitación: "¿Qué hace...? ¿Cómo suena el...?". En esta ocasión enseñamos al niño el animal u objeto determinado y el sonido que emite, después le preguntamos sobre ello.

  • Juego del escondite: "¿Dónde está lo que suena?". Para jugar, escondemos juguetes sonoros y el niño los tiene que localizar por el sonido que realizan.

  • Juego de cambio de tono: "Más alto y más bajo". Aquí pasamos del grito al susurro por los diversos tonos. Podemos ofrecer al niño material ruidoso y material más silencioso para que vaya diferenciando.

  • Juegos de soplo: "La pajita y el silbato". Entrenamos el soplo con materiales de distinto peso y tamaño para que el descubra las diferencias.

  • Juegos con la lengua: "La lengua se esconde y la lengua se escapa". Este tipo de juegos inician los movimientos buco-fono-articulatorios y podemos acompañar el juego con movimientos de labios.

  • Juegos de terminar palabras: Citamos varios objetos sin terminar de decir su nombre, esperamos a que el niño los complete.

Actividades que favorecen el desarrollo del lenguaje durante el tercer año de vida

  • Juegos de conceptos básicos: Actividades motrices relacionadas con conceptos tales como: Grande-pequeño, dentro-fuera, delante-detrás.

  • Juegos de construir frases: "Las frases se hacen largas". Primero las frases serán de dos palabras, pero posteriormente se irán alargando utilizando incluso los pronombres "yo" y "tú".

  • Juegos de colores: "Nombre y color". Nombraremos objetos acompañados de su color y jugaremos a cambiárselo según los citamos, para que el niño diga correctamente el objeto con su color correspondiente. 

¿Qué hacemos cuando no habla bien?

Retraso simple del lenguaje

Desfase cronológico del conjunto de los aspectos del lenguaje (fonética, vocabulario y sintaxis). 

Lo que deberíamos hacer: esconder nuestra incomprensión averiguando el contenido global de su mensaje por el contexto. No debe notar que no entendemos sus palabras.

Dislalia

Problemas en la emisión de fonemas por omisiones, sustituciones ("ceceos","seseos"...) o distorsiones (rotacismo...)

Lo que deberíamos hacer: No corregir en público. Reeducación logopédica si continúa a los 5 años

Mutismo o laconismo

Dificultad inicial para establecer comunicación que presenta el niño en determinados momentos.

Lo que deberíamos hacer: Hablarle sin exigir contestación y provocar el mayor número posible de situaciones de diálogo buscando su reacción.   

Tartamudez

Perturbación debida a una descoordinación de los movimientos fono-articulatorios con presencia de espasmos musculares en la cadena productora del habla.

Lo que deberíamos hacer: Estar pendientes de lo que dice, no de cómo lo dice. Mostrarnos relajados aceptando gestos de sustitución cuando no sale la palabra.                                  

Taquilalia

Forma de hablar precipitada con omisiones de fonemas y de sílabas.

Lo que deberíamos hacer: Mostrar nuestra dificultad para entender qué nos dice pues no lo entendemos, pero sin recurrir a actitudes negativas. 

Trucos para estimular el inicio del lenguaje en el bebé

  1. "Bebé parlanchín"= "Mamá y papá parlanchines". Háblale acercando tu cara a su carita y responde a sus balbuceos con los mismos balbuceos.
  2. Menciona su nombre siempre que puedas.
  3. Mantén con él conversaciones variadas, de mil temas diferentes.
  4. Emite onomatopeyas, fomentarán su atención.
  5. Gesticula y dramatiza, entenderá mejor tus mensajes asociando palabras a gestos y a tonos de voz.
  6. Utiliza imágenes, fotografías de escenas o de objetos familiares, le encantará observarlas.
  7. Cuéntale historias cortitas y cántale canciones, preferirá que lo hagas tú en lugar de cd´s.
  8. Sé paciente y no exigente. Cuando comience a comunicarse o diga sus primeras palabras, participa tú en sus propias emisiones.

Recomendaciones para entender la evolución del lenguaje de los niños

  1. El ritmo lingüístico de cada niño es diferente; las comparaciones en este terreno no son acertadas.
  2. Los niños comienzan a desarrollar su lenguaje más tarde que las niñas.
  3. En ocasiones, los niños prematuros al principio tienen una evolución en el habla más lenta.
  4. El bilingüismo bien realizado no influye en retrasos ni en confusiones del lenguaje. Hablar en casa o en el colegio dos idiomas diferentes de manera correcta (aunque siempre uno de ellos será el predominante) facilitará los aprendizajes.
  5. Consultar al especialista si no muestra intenciones comunicativas pasados los primeros meses o, si aproximadamente a los 2 años, no pronuncia ninguna palabra y sólo señala objetos con el dedo. 

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!