20 razones por las que el arte es bueno para los niños

El arte y la expresión de las emociones en la infancia.

“Los niños mejoran su autoconfianza y van teniendo una mayor precisión en su motricidad fina gracias al desarrollo de algún tipo de actividad artística”

El arte y en concreto la pintura permite a los niños descubrir un mundo diferente, “un mundo de colores” repleto de formas aventureras, trazos dispares… un mundo lleno de imaginación. Los niños aprenden todo por imitación y la pintura, como cualquier otro tipo de actividad, es un aprendizaje que se puede enseñar a través del ejemplo. El arte pictórico estimula la comunicación, la creatividad, sensibilidad, y aumenta la capacidad de concentración y expresión de los niños. Ellos expresan sus inquietudes y sus emociones, sus miedos, sus ansiedades, sus gustos… aprenden un lenguaje diferente y, en ocasiones, terapéutico. 

La pintura como instrumento de comunicación en los niños

Con la pintura se potencia el acto de la comunicación con los demás y comunicación con uno mismo. En este sentido es aconsejable que modelen con barro o pinten con dedos para que exista una sensación física unida a la elaboración de sus obras. Poco a poco irán aumentando su confianza y cuando tengan delante de sí una hoja de determinadas dimensiones se irán ajustando a ellas, en una sana disciplina creciente, y disfrutarán eligiendo materiales y colores.

Para los más pequeños tal vez sea más fácil expresar un sentimiento, una emoción o una idea con una pintura que con las propias palabras. Los niños se valen de la pintura como un instrumento de comunicación unido a un sentimiento de autoidentificación que les sirve para construir una imagen de sí mismos y una identidad personal. Con la pintura los signos del lenguaje no condicionan y se sienten libres para expresar sus emociones sin barreras que limitan y reducen las posibilidades de trasmitir aquello que realmente sienten. 

Algunas recomendaciones sobre la pintura infantil

  • Permitiremos que explore por sí mismo, no limitaremos su creatividad. Podemos colocar una serie de materiales en un rincón de la casa: cartulinas, papeles variados, ceras, rotuladores… Al principio no ofreceremos demasiados, iremos introduciéndolos poco a poco a medida que vaya dominando la técnica. Según vayan avanzando en edad podemos incluir tejidos o lienzos.

  • Fundamentaremos su aprendizaje con libros especialmente preparados para pintar que incluyen todas las técnicas, llevarles a visitar exposiciones de diferentes pintores y museos, estos últimos ofrecen talleres y visitas guiadas para niños y familias. 

  • Dedicaremos un tiempo para pintar con él, ensayando especialmente la pintura de dedos, ya que se trata de una técnica que exige cierta supervisión para que no se manche toda la casa.

  • Cuando esté preparado podemos crear un bonito proyecto basado en sus intereses, así fomentaremos también su capacidad de investigación.

  • Cuanto más pequeño sea el niño más fácilmente se introducirá en el arte de la pintura, pues se convertirá en un hábito para él.

20 razones por las que el arte es bueno para los niños

Gracias al Museo "MOCHA: The Museum of Children's Art” en Oakland. Traducido de “20 Reasons” por Norbertha Torres.

  1. El arte estimula ambos lados del cerebro.
  2. El 33% de los niños son aprendices visuales.
  3. Hay estudios que demuestran que los niños que hacen arte leen mejor y sacan mejores notas en matemáticas y ciencias.
  4. Los niños aprenden usando sus sentidos y el arte es ideal en este proceso.
  5. Los niños necesitan un lugar en la escuela para expresarse.
  6. El arte promueve la autoestima.
  7. El arte estimula a los niños a prestar más atención al espacio físico que los rodea.
  8. El arte desarrolla la coordinación entre los ojos y las manos.
  9. El arte estimula el desarrollo perceptivo.
  10. El arte enseña a pensar dejando finales abiertos. Representa una cultura de preguntas más que una cultura de respuestas.
  11. El arte enseña que puede haber más de una solución para un problema.
  12. El arte enseña a los niños a pensar creativamente para resolver problemas.
  13. Los niños pueden compartir y reflexionar acerca de sus trabajos de arte y aprender algo de sí mismos y el mundo en el que viven.
  14. Cuando el arte está integrado a otras materias del programa escolar los niños se comprometen más en el proceso de aprendizaje.
  15. En el proceso de hacer arte el niño está expuesto a diferentes posibilidades, al descubrimiento, y a la libertad, de esta manera se evita caer en el control y predictibililidad de la educación convencional encontrada en los Estados Unidos de hoy en día.
  16. El arte nutre el alma humana. Se siente bien haciéndolo.
  17. El arte trae los recursos culturales de la comunidad dentro de la clase.
  18. El arte involucra a padres y tutores en la escuela invitándolos a participar como voluntarios en diversas actividades.
  19. El arte proporciona un medio, un piso en común, para atravesar estereotipos raciales, barreras y prejuicios.
  20. El arte es valioso por sí mismo.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!