Adolescentes: cuando el confinamiento se vuelve difícil

Cómo entender su frustración y fomentar la buena convivencia.

Este periodo prolongado de cuarentena está haciéndose muy complicado para algunos adolescentes. Gran número de ellos están continuamente “pegados” a su  móvil durante todo el día y mantener una convivencia forzosa de 24 horas pasa factura a toda la familia. En la adolescencia se produce con frecuencia una inclinación a intensificar los contactos sociales y a enfrentarse a los progenitores; es la edad de las rebeliones frente a la sociedad, frente a las costumbres y por supuesto frente a los padres; es la edad de las actitudes excéntricas, despreciativas y orgullosas que constituyen un intento de reafirmarse uno mismo frente al medio. Los jóvenes sienten un conflicto constante entre el deseo de ser independientes de sus padres y el darse cuenta de todo lo dependientes que son en realidad. En esta lucha rechazan la ayuda y guía de sus progenitores e ignoran las opiniones de estos, pues las consideran pasadas de moda o irrelevantes y, de manera provocadora, dicen y hacen cosas que suscitarán ofensas en los mayores. Todas estas causas explican que este confinamiento les cueste más que a los que estamos en otras etapas de la vida. 

Por otra parte la organización del espacio, la administración del tiempo o las tareas a compartir en el hogar pueden ser motivosde discusión y debido a la gran cantidad de horas que permanecemos todos juntos, los conflictos pueden ser constantes en estos días… Los adolescentes piensan en la novedad, la búsqueda del placer inmediato,  alcanzar nuevas fronteras… Al sentirse limitados de esta manera la convivencia diaria quizá se vuelva difícil…  

Entender su frustración… “¡Me aburro!”

Prioritariamente es necesario que tomen conciencia y entiendan que estar recluidos en casa no es un capricho nuestro, si no una obligación legislada. Los adolescentes están acostumbrados a la inmediatez, por lo que el escenario al que se están enfrentando estos días puede que diste mucho de su ideal generando comportamientos de impotencia e irritabilidad.

¿Qué características posee la Generación Z?

  • Son nativos digitales.

  • Tienen una gran conciencia social y ética.

  • Los estudiantes de la Generación Z son impacientes.

  • Internet es imprescindible.

  • Son más tolerantes e integradores.

  • Son muy visuales.

  • Son autodidactas.

  • Hacen muchas cosas a la vez.

  • Les cuesta fijar la atención.

  • Son creativos.

  • Ven la educación como un medio, no un fin en sí mismo.

  • Organizan y comparten la información con mucha flexibilidad.

  • Se adaptan rápido a las novedades.

  • No llevan bien las jerarquías.

  • Dan mucha importancia a la ética y los valores.

  • Quieren una formación más práctica y  flexible. 

Uno de los primeros desafíos para los adolescentes es el cumplimiento de las pautas de distanciamiento social. Muchos de ellos sentirán que el nuevo coronavirus no es tan problemático para su rango de edad como lo es para las personas mayores. El problema se agudiza cuando se dan cuenta de que la realidad les impide salir y reunirse con amigos, ellos quieren ver a sus amigos y no entienden por qué el distanciamiento social debería aplicarse en su caso, les cuesta asimilar que podrían ser portadores asintomáticos  y traer el virus a casa. 

Nuestra labor como padres es reconocer lo frustrante que es para ellos estar separados de sus amigos, escuchar lo que sienten y valorar esos sentimientos; les ofreceremos ese espacio para compartir sus emociones y escuchar sin juzgarlos. Además, perder experiencias importantes en su vida les supondrá una gran decepción: entrenamientos deportivos, graduaciones de ESO, Bachillerato, Universidad…, festivales de teatro, conciertos… Algunos se preguntarán cómo todo esto afectará su futuro y les generará cierto estrés.  

Fomentar hábitos saludables

Un horario realista para realizar el trabajo en periodos definidos, incorporando descansos y momentos para socializar, hacer ejercicio y entretenerse, puede ser de gran ayuda. El sueño es otro elemento a tener en cuenta, necesitan dormir lo suficiente, además de comer de manera saludable. Mantener un horario de sueño constante, con tiempos predecibles para despertarse y acostarse, es especialmente importante para mantener un estado de ánimo positivo y su capacidad para cumplir con las expectativas académicas.

Los hábitos saludables son necesarios para aquellos jóvenes que pueden estar padeciendo cierta ansiedad o depresión: Dificultad para conciliar el sueño, pensamientos negativos constantes, falta de energía ante cualquier actividad… Perder las rutinas en las que han llegado a confiar puede ser una gran fuente de estrés, por lo que se recomienda establecer nuevas rutinas… “Descansar es importante pero también lo es estar activo”

Las técnicas de atención plena pueden ser muy útiles en este tipo de situaciones, donde nuestras rutinas se ven interrumpidas y podemos sentirnos abrumados por la frustración y la decepción. La atención plena nos enseña a conectar con nuestras emociones en cualquier momento y a experimentarlas sin juzgarlas.

Expertos como el Doctor Santiago Segovia, vienen a explicar que el equilibrio de la atención es un elemento muy destacable dado que permite vivir los pensamientos, motivaciones y afectos de forma consciente y auto-regularlos, de modo que se pueda lograr la felicidad, el bienestar psicológico. De este modo, el mindfulnessse constituye como un método para el crecimiento personal con unas técnicas que han sido empleadas con éxito en el ámbito psicoterapéutico; podemos por tanto distinguir una vertiente original, como método de crecimiento personal (generando equilibrio emocional, consciencia y bienestar psicológico) y una derivada relacionada con las psicoterapias que de alguna manera incorporan técnicas de este método dentro de sus protocolos de tratamiento.

Por tanto el mindfulness puede asociarse con el mantenimiento de la atención con respeto y aceptación, concentrando dicha atención en un solo punto, en un solo objeto para calmar la mente sin saltar de un pensamiento a otro y apoyándose en una respiración adecuada. Cuando hablamos de “aceptación” hacemos referencia a reconocer las cosas tal y como son en el momento presente; hay una parte de dolor en la vida difícil de evitar; si ofrecemos resistencia a esa parte de dolor que nos toca soportar incrementamos nuestro sufrimiento. 

  • No estamos viviendo unas vacaciones…  Establecer unas rutinas que favorezcan levantarse a una hora prudencial y dedicarse a su actividad académica por la mañana será un gran acierto, podemos negociar con ellos dedicarse a hacer deporte y a utilizar el móvil posteriormente. 

  • Gestionar el uso del móvil. La cuarentena puede ser una buena época para que ser creativos acerca de nuevas formas de interactuar con sus amigos. 

Cuando el confinamiento se vuelve difícil…

Para sobrevivir a esta forzosa convivencia os dejamos unas pautas: 

  1. Permitirles su tiempo, necesitan soledad. Tiempo para que vivan sus anhelos y encajen sus frustraciones.

  2. Permitirles su espacio, necesitan distanciarse. Ser tolerantes con su orden, con su forma de disfrutar en su habitación… Respetar su espacio ayudará a evitar muchos conflictos. 

  3. Comprender sus sentimientos. Muchos estos días “estarán fuera de cobertura” y se sentirán abatidos, tristes, con miedo… Nosotros sabemos detectar esas señales que nos indicarán cuando podemos acercarnos a ellos.

  4. Permitirles estar enfadados. Los adolescentes son un poco egocéntricos, tendrán un proceso de duelo hasta asimilar todo esto.

  5. Ayudarles a cuidar su parte física. Nosotros seremos en este aspecto sus mejores ejemplos. Es importante que entiendan que deben estar aseados y hacer ejercicio diario.

  6. Potenciar su generosidad y su solidaridad. Los adolescentes dominan los dispositivos y pueden ayudarnos a conectar con aquellas personas que necesitan ayuda o están solas…

  7. Permitirles que se conecten. Las redes sociales, internet en general, son ahora su mayor aliciente para mantener la socialización. Existe un equilibrio entre estar hiperconectados y mantener las normas que existían en el hogar antes de la cuarentena, debemos negociar con ellos estos límites.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!