Enuresis infantil: hierbas como terapia alternativa

Las hierbas, ya sean astringentes o diuréticas, pueden ser un estupendo complemento para tratar la enuresis, ya sea combinándolo con fármacos, si es que el niño los necesita, o como terapia alternativa.

Las terapias alternativas contra la enuresis son una forma más de tratar la dolencia, bien como complemento a los fármacos prescritos por un especialista, bien como apoyo a los ejercicios y rutinas necesarios para que el niño logre tomar el control de su micción durante las horas de sueño. Entre ellas están la hipnosis, las flores de Bach… o las hierbas. Éstas, astringentes o diuréticas, bien administradas pueden ser una forma inteligente de regular la cantidad de orina que haya de controlar el niño, ya sea aumentándola en las horas previas al sueño o disminuyéndola durante éste. Una buena idea para que el niño tome la responsabilidad sobre su problema y se esfuerce en dominar la enuresis es que participe de la preparación de las infusiones y comidas a las que se añadan las hierbas, siempre con la ayuda y tutela de sus padres.

Hierbas diuréticas

Aumentarán la cantidad de orina, favoreciendo que el niño sienta ganas de hacer pis antes de acostarse y que tenga que enfrentarse a un volumen probablemente mayor de orina del que produciría de no tomarlas, lo que le ayudará a que tenga mayor control sobre ella. Las hierbas diuréticas pueden administrarse durante el día y, cuando haya cierto progreso también antes de que el niño vaya a la cama, para que hagan efecto por la noche y se ejercite el control de la vejiga también durante estas horas. Hierbas de maíz y anís Una infusión de barbas de maíz y anís antes de cada comida, o media hora antes de ir a dormir, aumentará el volumen de orina al que el niño haya de enfrentarse durante los ejercicios para practicar el control de su esfínter. Tras preparar la infusión con estas hierbas habrá que dejarla reposar durante quince minutos aproximadamente. Diente de león Pueden administrarse en ensaladas, bien a la hora de la comida para ayudar al ejercicio durante el día, bien a la hora de la cena para que haga efecto durante la noche. Calabaza Diurética y sedante: provocan un aumento de la producción de orina a la vez que procuran un sueño tranquilo, propicio para dominar mejor los músculos implicados en la micción.

Astringentes

Producen el efecto contrario a las anteriores. Es decir, que disminuyen el volumen de orina que deberá controlar el niño durante su sueño, aunque también se pueden tomar durante el día si el volumen de orina es aún demasiado grande como para que el niño sea capaz de hacer sus ejercicios de forma eficaz. También se incluyen en este apartado otras hierbas relajantes que favorecen un sueño tranquilo y alivian la tensión sobre los músculos implicados en la micción. Arándanos La mejor forma de administrarlos es en zumo y por la mañana. Hierba de San Juan y Melisa Se trata de sedantes que favorecerán el descanso y aliviarán la presión sobre los músculos de la micción. Canela Se puede masticar una ramita antes de ir a dormir. Roble La infusión se tomará tres veces al día, hecha con una cucharadita de corteza partida de roble. Gayuba Se puede tomar en infusión antes de dormir o en cápsulas. Hinojo con miel Se toma endulzado con miel, disuelto en una cucharada de agua, antes de ir a dormir.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!