Estoy embarazada, ¿qué hago?

¡Enhorabuena! Ya sabes que estás embarazada, pero no estás segura de cuándo ocurrió el acontecimiento que tanto esperabas, o que, quizá, te ha sorprendido.

Después de la emoción del primer momento, te preguntas cuándo será la fecha aproximada del nacimiento de tu bebé. ¿Qué época del año será? ¿Será niño o niña? Incluso ya estaréis pensando qué nombre vais a ponerle

Claro está que estás deseando tener información de tu nuevo estado.

Seguro que tienes sentimientos contradictorios. Junto a una alegría inmensa, sientes que te invade la angustia. ¡Tranquila! Saborea este dulce momento.
Sigue tu embarazo semana a semana y no solo serás consciente de la nueva vida que albergas en tu interior, sino que identificarás los cambios que se van produciendo en tu cuerpo.

Con la calculadora de embarazo, o calculadora de parto, puedes prever cuándo sucederá el nacimiento de tu bebé. Si has introducido tus datos en la calculadora, ya conocerás la fecha. De todos modos, las cuentas no son difíciles de hacer: el cálculo se hace sumando 280 días, o 40 semanas, desde el primer día de tu última regla. Eso sí, esta fecha es solo una previsión, ya que el parto puede adelantarse o retrasarse.

Lo principal ahora es que no te agobies y sepas qué medidas debes tomar para que tu hijo o hija se desarrolle perfectamente en tu interior. Hasta que nazca, tu cuerpo es su "hogar", y todo lo que tú hagas repercutirá en su personita.

Esto, lejos de agobiarte, tiene que animarte a llevar una vida más sana. Todo lo que hagas repercutirá en el pequeño que se está formando y en tu propio organismo. Además, te sentirás mucho mejor, ya que unos hábitos adecuados y una buena alimentación son fundamentales para estar en plena forma, de cuerpo y de mente.

Sin duda, esta es la ocasión de replantearte algunos hábitos, como, por ejemplo, fumar, beber alcohol y, no hace falta decirlo, cualquier tipo de droga. Olvídate de ello, no solo en los siguientes nueve meses, sino también después, en el periodo de lactancia de tu bebé.

Será bueno también que reduzcas el consumo de cafeína. Procura tomar un solo café al día o dos, si no te alteran demasiado. Tampoco son aconsejables las bebidas gaseosas, porque te hinchan la tripa y no te aportan nada positivo. Es mucho mejor que bebas agua. En el embarazo, el cuerpo la necesita, así que procura beber un litro y medio de agua al día.

Y, desde luego, no se te ocurra seguir una dieta, a menos que te la recomiende expresamente tu médico ginecólogo. Tienes que comer de todo, variado, aunque en cantidades razonables.

Sal a pasear, muévete, porque es muy recomendable el ejercicio físico durante el embarazo… y por encima de todo, ¡sé feliz, futura mamá!

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

  • Duración del embarazo

    Duración del embarazo

  • La habitación del bebé

    La habitación del bebé

  • Un bebé… ¿para cuándo?

    Un bebé… ¿para cuándo?

  • Cómo preparar a mi hijo para la llegada de un hermano

    Cómo preparar a mi hijo para la llegada de un hermano

  • Diez errores comunes de los padres primerizos

    Diez errores comunes de los padres primerizos

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!