La importancia de conocer el árbol genealógico para los niños

¿Por qué es tan importante para los niños conocer su árbol genealógico?

La familia, más allá de cubrir las necesidades básicas de los niños durante la primera etapa de su vida, también es la base principal de su desarrollo mental.

Representa una referencia, un modelo a seguir para cuando llegue la hora de hacerle frente a la sociedad y, para los niños, conocer su árbol genealógico es una excelente manera de entender mejor a sus parientes e impulsar su crecimiento emocional.

Esto es posible porque cuando un niño se pone al tanto de la historia de sus parientes actuales y la de sus antepasados, refuerza su vínculo afectivo con ellos, comprendiendo, de esta manera, que forma parte de algo mucho mayor a los parentescos consanguíneos.

En otras palabras, los pequeños sabrán que integran un grupo con características propias capaces de fortalecer su identidad personal, garantizándoles, además, un ambiente de plena seguridad.

De hecho, ya es normal ver a los maestros solicitar este tipo de tareas escolares, porque implican que los niños disfruten de un tiempo especial con sus parientes, fomentando la comunicación y la empatía entre ellos a la par de actividades interactivas, como revisar álbumes fotográficos, observar vídeos o, sencillamente, compartir recuerdos.

Los niños y el árbol genealógico: conociendo sus orígenes

la importancia de conocer el arbol genalógico en la infancia

Es natural que los niños, en medio de su infinita curiosidad, comiencen a preguntarse cuál es el lugar de dónde vienen o por qué poseen acentos, rasgos físicos y creencias distintas a quienes los rodean, sin embargo, actividades como la elaboración de un árbol genealógico pueden convertirse en métodos ideales para aclarar esas dudas.

Todo ello los ayudará a desarrollar confianza en sí mismos, sobre todo, al tener que desenvolverse mejor en lugares donde se encuentren otros niños contemporáneos, como, por ejemplo, en la escuela.

Por otra parte, saber sobre sus orígenes también les brindará la posibilidad de comprender los posibles conflictos que hayan influido con fuerza anteriormente en su familia, explicando así, el porqué de algunas situaciones de su propia vida en la actualidad.

Una manera para que los pequeños retomen vínculos familiares

En ocasiones las familias discuten o atraviesan circunstancias que concluyen en distanciamientos emocionales, pero estos problemas pueden ser difíciles de comprender para un niño.

De tal manera, recurrir a la creación de un árbol genealógico con los más pequeños de la casa, representa una oportunidad para ayudarlos a retomar esas relaciones.

Pues, con esta metodología, la cual los niños seguramente encontraran divertida, se les puede explicar que tenían una percepción equivocada acerca de algún pariente o hecho en específico, recuperando así, esos vínculos importantes con sus seres queridos.

Actividades que fortalecen la autoestima de los niños

A medida que los pequeños conozcan algunas de las experiencias vividas por sus ancestros, notarán las dificultades afrontadas por ellos y sabrán lo importante de levantarse para seguir adelante ante las adversidades.

De esa manera, tomando confianza en sí mismos para confrontar los problemas, elevarán su autoestima y las posibilidades de gozar de una buena salud mental. Además, les enseñará a ser mucho más tolerantes.

¿Cómo crear un árbol genealógico con los niños?

por qué hacer un árbol genealógico con tus hijos

Lo primero a considerar, es un aspecto extremadamente importante: estamos tratado con niños. En este sentido, lo mejor es abordar la actividad a manera de juego para que lo puedan ver desde una perspectiva mucho más divertida.

- Algunas opciones son, por ejemplo, dibujar el árbol genealógico y dejarlos recortar las fotografías de cada uno de los miembros, para que ellos mismos las peguen.

- Aunque también es válido imprimir plantillas como las que ofrece el sitio www.plantillaarbolgenealogico.com que los pequeños puedan colorear o terminar de completar. En dicho sitio se puede encontrar un enorme abanico de posibilidades.

En cuanto a los materiales, las cartulinas tanto blancas, como de colores, los marcadores, las tijeras, pegamento y cartón, podrían ser de mucha utilidad.

Otro detalle relevante, es tratar de hacerlo lo más interactivo, pero, a su vez, sencillo. Así que un árbol genealógico con un máximo de 4 generaciones será suficiente.

Pero recuerda, mientras menos tedioso lo encuentren, los niños aprenderán más rápido el valor que tiene su familia y lo extensa de la misma. Comprenderán la importancia de cada uno de sus miembros incluyendo a los fallecidos e incluso, podrán agregar a los parientes que vayan conociendo posteriormente.

Pablo Garín

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!