Tortuga Mora: desplazada de su hábitat

Tortuga Mora: desplazada de su hábitat

El abandono del cultivo de secano en beneficio del regadío y la construcción urbanística, han cercado el hábitat natural de esta especie, autóctona de las zonas áridas españolas desde hace 150.000 años.

La tortuga Mora (Testudo graeca) es un reptil terrestre que en estado salvaje frecuenta el Mediterráneo occidental, más concretamente el noroeste de África, las islas de Cerdeña, Sicilia y Malta, algunas zonas del sur de Italia y algunos enclaves de España, entre los que se encuentran Murcia, Almería, Doñana y una pequeña zona al sur de Mallorca. De hecho, en Murcia y Almería se han encontrado restos subfósiles de estas tortugas que confirman el carácter autóctono de la especie y su gran presencia en la zona hace aproximadamente 150.000 años. Este simpático animal tiene unas dimensiones relativamente reducidas, y raramente alcanza los 30 cm de longitud. La tortuga Mora, al igual que muchas otras especies, disminuye casi completamente su actividad en el invierno. Hasta bien entrado febrero o incluso marzo, estarán sumidos en un letargo que sólo abandonarán ocasionalmente. Cuando la temperatura ronda los 20ºC, su actividad comienza de nuevo a aumentar progresivamente.

Cuidados

Su alimentación debe basarse en la ingesta de vegetales y hortalizas. Pueden comer multitud de plantas silvestres, como alfalfa, cardos, diente de león, plantago, trébol, milenrama, madreselva, romero, salvia y melisa. Algunos aficionados también les proporcionan higos chumbos y palas de chumbera, previamente limpias de pinchos y piel que podrían ocasionar problemas al animal.

Tortuga Mora: desplazada de su hábitat

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!