Chin Japonés: variedad de registros

Chin Japonés: variedad de registros

El Chin Japonés a menudo se expresa a través de diferentes tipos de ladridos o gruñidos, algunos sorprendentemente graves para su pequeño tamaño.

A pesar de su nombre, los ancestros de la raza proceden de China, y fue en el siglo XII cuando se introdujo en Japón. En un principio, el Chin era un perro exclusivo de la corte japonesa. Hacia 1853 se volvió más popular a raíz de un regalo que recibió la Reina Victoria y unos años después llegaría a occidente, donde pronto se hizo un hueco en los hogares como perro de compañía. El carácter del Chin japonés es ante todo alegre y juguetón, aunque también es un poco terco (como la mayoría de las razas pequeñas). Travieso e inquieto, este perro llega a encariñarse mucho y de forma especial con un solo miembro de la familia, el que más caso le haga y el cual elegirá como su verdadero dueño.

Cuidados

Su largo pelaje hace que sea recomendable un cepillado al día con el fin de evitar que el pelo se enrede y no se formen nudos. Lo ideal, si se puede permitir, es que este trabajo (que puede llegar a resultar algo difícil si se quiere hacer bien) lo haga un profesional, aunque la práctica y el tiempo hará que nos convirtamos en todos unos expertos.

Chin Japonés: variedad de registros

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!