Del acebo al villancico

¿Por qué adornamos la casa, comemos turrón o despedimos el año tomando doce uvas? Las tradiciones que respetamos año tras año tienen, en su mayoría, una larga historia, y otras, como la de Papá Noel, por ejemplo, mucha menos de lo que imaginamos.

Acebo Como el muérdago, es una planta perenne, que permanece verde cuando la mayoría ha perdido las hojas, razón por la que en la Antigüedad tenía carácter sagrado. La tradición aconsejaba colgar ramas de acebo en el umbral de la puerta de las casas para alejar a los malos espíritus. En la actualidad es una especie protegida. Adornos Aunque los adornos que decoran el árbol de Navidad, tal como los conocemos hoy, fueron creados en el siglo XVIII por los sopladores de vidrio de Bohemia, son una evolución de los elementos con que los pueblos primitivos adornaban sus árboles sagrados, de los cuales han heredado su simbología. Las luces, sustitutas de las velas, representan la purificación, la luz del mundo (Cristo); a la herradura se le atribuye el poder de proteger; las campanas significan júbilo y tienen, también, función purificadora y protectora; las estrellas atraen la felicidad doméstica; las bolas y manzanas son signos propiciatorios de la abundancia, y las piñas, símbolo de inmortalidad. Aguinaldo Es una tradición que se remonta a miles de años. Su antecedente son las “strenae” romanas. Árbol de Navidad Para muchos pueblos de la Antigüedad, el árbol –especialmente, el roble– representaba a los espíritus de la Naturaleza y era objeto de culto como símbolo de fecundidad e inmortalidad. Las tribus germánicas celebraban hace 2000 años el solsticio de invierno alrededor de un abeto, que iluminaban en un rito ancestral que representaba el fin de los días cortos y las noches largas. A mediados del siglo VIII de nuestra era, el rito se cristianizó. Hay constancia de que en el siglo XVI la costumbre del abeto de Navidad estaba arraigada en Alsacia. La tradición llegó a Inglaterra en el siglo XVIII y se popularizó durante el reinado de la reina Victoria. Más tarde se extendió a otros países, como Francia o Estados Unidos. En España empezó a popularizarse en los años 60 del siglo XX. Belén La primera representación del Nacimiento, con figuras de carne y hueso, se debe a san Francisco de Asís y se remonta a la Navidad de 1223. El primer belén con figuras de barro se realizó en Nápoles en el siglo XV. La costumbre llegó a España, desde Italia, en el siglo XVIII gracias al rey Carlos III, y se popularizó rápidamente. Christmas La costumbre de enviar tarjetas de Navidad nació en Inglaterra. Según la tradición, Henry Cole fue la primera persona que envió saludos navideños a sus amigos, en 1843. Su ejemplo se extendió, sobre todo a partir de 1860, con el desarrollo de los servicios regulares de correos. Louis Prang imprimió y vendió la primera tarjeta de Navidad: fue en 1865, en Boston. Cotillón Así llamamos a las fiestas que se celebran tras las campanadas de fin de año, pero esta palabra francesa designaba, en un principio, una danza muy popular en la corte gala del siglo XVIII. Después se denominaron así los bailes de salón que se celebraban bajo la dirección de un maestro de ceremonias. Estrella de Belén A principios del siglo XVII, el astrónomo Kepler propuso que la leyenda de la estrella que guió a los Magos hasta el Portal de Belén se basaba en el efecto de la triple conjunción de la Tierra, Júpiter y Saturno que tuvo lugar en el año 7 antes de nuestra era. Flor de Pascua Es una planta de origen mejicano, que puede llegar a tener la envergadura de un gran arbusto. Alcanza su mayor esplendor en las semanas próximas a la Navidad, de ahí que esté presente en muchos hogares por esas fechas. Lotería Como el belén, fue introducida en España por el rey Carlos III, que la importó de Nápoles. El primer sorteo se celebró el 10 de diciembre de 1763, pero el primero extraordinario de Navidad tuvo lugar en Cádiz en 1812. El sorteo del Niño es mucho más reciente: se celebra desde 1941. Mazapán Azúcar y almendras son los ingredientes de este dulce cuya invención se atribuyen griegos, franceses, italianos, árabes y españoles. De él se habla ya en Las mil y una noches. Aunque en la actualidad su consumo se circunscribe a la Navidad, Lope de Vega da constancia de que en su época se consumía también por San Juan. El más famoso es el de Toledo, donde la tradición dice que fue inventado por las monjas del convento de San Clemente para sobrevivir a una hambruna: en la ciudad no había trigo, pero sí azúcar y almendras. De hecho, los moldes de mazapán más antiguos que existen se conservan en ese convento. Misa del Gallo Los antiguos romanos consideraban que el día comenzaba a partir de la media noche, momento que denominaban el del Canto del Gallo. Según una leyenda, el gallo fue el primer animal que presenció el nacimiento de Jesús y se encargó de anunciarlo al mundo entero. La primera Misa del Gallo se celebró en Roma durante el pontificado de Sixto II (432-440), en la Iglesia de Santa María. Muérdago Es una planta parásita de los pinos y los robles, con propiedades curativas y muy ligada a la mitología celta. En los países anglosajones se coloca en las puertas de las casas para dar buena suerte. Otra tradición afirma que abrazarse bajo una rama de muérdago la noche de fin de año procura felicidad y fertilidad. Papá Noel Aunque en la mitología escandinava el dios Odín y otros pequeños seres eran los encargados de repartir regalos entre los niños, la figura de Papá Noel o Santa Claus es de reciente creación. Su antecedente es san Nicolás, un obispo del siglo IV al que se atribuye, entre otros méritos, el haber liberado de la esclavitud a dos niños. Desde la Edad Media, su festividad –el 6 de diciembre– se celebraba haciendo obsequios a los niños. La tradición llegó a Nueva York con los holandeses que fundaron la ciudad. Dos siglos después, el escritor Washington Irving popularizó la figura del patrón holandés, cuyo nombre americanizó –el Sinter Klaas se convirtió en Santa Claus– en su Historia de Nueva York, publicada en 1808. Escritores posteriores, ilustradores y, sobre todo, el pintor Abdon Sundblon, al que Coca-Cola pidió en 1931 que diera un aspecto más humano a las imágenes precedentes de Santa Claus, acabaron por definir el aspecto que hoy nos es tan familiar: el de un viejecito bonachón, con rasgos nórdicos y gran barba blanca, vestido de rojo. Pavo El primer pavo asado de que se tiene constancia como plato navideño le fue servido al rey Enrique VIII de Inglaterra. A partir del siglo XVIII se generalizó entre la nobleza, pero no llegó a las mesas del resto de las clases sociales hasta bien entrado el siglo XX. Reyes Magos El Evangelio de Mateo da cuenta de la visita que hicieron al Niño Jesús unos magos de Oriente, pero no precisa su número, de manera que a lo largo de los siglos siguientes los Magos fueron unas veces 2, otras 3 y hasta 6. Fue el papa León Magno quien fijó su número en 3. En Occidente no comenzó a celebrarse la Adoración de los Reyes hasta el siglo V. Hubo que esperar hasta el XIX para que los Reyes comenzaran a traer juguetes a los niños, entre los que se popularizó la costumbre de escribirles la carta durante el primer cuarto de ese siglo. Rojo Es un color que simboliza el poder, la salud y la fertilidad. Desde la Antigüedad, está relacionado con las fiestas del año nuevo, las de los dioses que protegían la cosecha del vino que aportaría la alegría y felicidad durante todo el año siguiente. Santos Inocentes El día 28 de diciembre se conmemora la matanza de niños ordenada por Herodes después de nacer Jesús. Los hechos, ocurridos en Judá, están narrados en el Evangelio de Mateo. Turrón Es un dulce elaborado con miel y almendras de origen árabe. En el siglo XVI se incorporó a la mesa navideña y existe constancia de que, en esa centuria, ya se fabricaba en Jijona. Uvas La tradición española de las doce uvas se remonta a 1909, año en el que la cosecha de este fruto en la región de Alicante fue tan excepcional que los cosecheros, para deshacerse de los excedentes, promocionaron el consumo de doce uvas coincidiendo con las campanadas de fin de año. La costumbre, símbolo de fortuna y buena suerte, se extendió rápidamente por toda España. Villancico Su origen son composiciones musicales de carácter cortesano y tema amoroso del siglo XV. A partir del XVII, se transformaron en espectaculares cantatas religiosas para ser interpretadas en las celebraciones litúrgicas. Como las que mejor recordaban los fieles eran las que se componían para Navidad, finalmente el término villancico quedó como sinónimo de canción navideña.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!