Javier Arroyo, cofundador de Smartick: Consideramos esencial que el alumno aprenda a pensar y entienda por qué hace las cosas.

Entrevista a Javier Arroyo, cofundador del método Smartick

Las nuevas tecnologías permiten introducir una nueva forma de aprender y de acceder al conocimiento, adaptándose al ritmo de cada niño. Es por ello que  el método Smartick ha llenado un vacío importante en este campo y ha supuesto una revolución en el aprendizaje de las matemáticas en la infancia. 

Aprender matemáticas afianzando los conocimientos desde la base es uno de los objetivos de Smartick que destaca Javier Arroyo, cofundador del método online que permite adaptar los contenidos a las necesidades, capacidad y ritmo de aprendizaje de cada niño. 

Javier Arroyo nos habla sobre los inicios de la compañía, la clave de su éxito y cómo logran adaptarse día a día en a esta sociedad tan cambiante. 

Entrevista a Javier Arroyo, cofundador de Smartick

Javier, seguro que muchos se preguntarán cómo surgió Smartick y cuáles fueron los primeros pasos.

Smartick nace en 2009 de la mano de dos emprendedores españoles: mi socio, Daniel González de Vega, ingeniero industrial y Executive Program en Stanford University y yo, que soy economista y he realizado el Executive Program en Harvard Business School. 

Surge de nuestra pasión por ofrecer a los niños un futuro más positivo a través de la educación, específicamente las matemáticas. Nos preocupaba que, en un mundo cada vez más tecnológico, millones de niños consideraran que las matemáticas son difíciles, poco atractivas y, sobre todo, sean la causa fundamental del fracaso escolar. Pero es que además, con los datos de la prueba internacional PISA sobre la mesa, nos frustraba lo mal que lo estaban haciendo algunos países, sobre todo España, Latinoamérica, Reino Unido y EEUU comparado con los asiáticos y Finlandia. De ahí que vimos la importancia de desarrollar algo que se adaptara a cada alumno.

Así, tras dos años de desarrollo, en septiembre de 2011 sale al mercado la primera versión del programa Smartick matemáticas. Desde entonces, el método se actualiza cada 5-6 semanas con nuevos contenidos y mejoras en la usabilidad y algoritmia.

En septiembre 2020 lanzamos un nuevo programa de lectura para completar el aprendizaje en las dos principales áreas de conocimiento en la educación primaria. 

¿Cómo habéis logrado que las matemáticas entren en las casas de forma divertida? ¿Cuál crees que ha sido la clave?

El Método Smartick ofrece a cada alumno el contenido que necesita para afianzar sus conocimientos, fortaleciendo la confianza en sí mismo y una actitud positiva hacia las matemáticas.

La clave está en la personalización: la inteligencia artificial más avanzada del mercado permite adaptar el contenido de nuestros programas al ritmo y capacidad de cada niño. Así, sigue su propio plan de estudios individualizado,adaptando en tiempo real los ejercicios al nivel y velocidad de aprendizaje.

Consideramos esencial que el alumno aprenda a pensar y entienda por qué hace las cosas. Por ello, el programa de Smartick Matemáticas trabaja el cálculo mental, la aritmética y la geometría; integra un módulo de programación, otro de lógica y una capa de comprensión lectora esencial para entender los enunciados de los problemas.

Smartick Matemáticas garantiza que el alumno únicamente supere un contenido cuando tenga el concepto bien asentado y todo ello, en una sesión diaria de 15 minutos que puede realizar desde cualquier ordenador o tableta.

¿Seguís desarrollando nuevas categorías dentro del método? ¿según la demanda? ¿según vuestra intuición?

Smartick Matemáticas es un programa vivo. Estamos en continua mejora de la inteligencia y la algoritmia de la plataforma e incorporación de nuevos contenidos y funcionalidades. La búsqueda de la excelencia está en el ADN de Smartick y prueba de ello es que cada cinco semanas subimos una versión nueva. Estudiamos muy a fondo y analizamos a diario millones de datos sobre el comportamiento de los niños y su rendimiento para continuar afinando el plan de estudios y la inteligencia de Smartick.

¿Cuál crees que ha sido la clave de vuestro posicionamiento y éxito? El boca a boca, la estrategia de marketing y comunicación, los resultados...

No hay un único factor aislado al que se pueda atribuir el crecimiento de Smartick. Sin duda, la prescripción directa de nuestros clientes ha sido clave, como también lo ha sido el tener un producto excelente con resultados probados y una atención a los padres de primer nivel para resolver sus dudas.

Además, hemos recibido el reconocimiento de numerosas instituciones como el MIT (Massachusetts Institute of Technology), Harvard, INSEAD y Oxford University. También la Comisión Europea nos encomendó el objetivo de maximizar el rendimiento de los niños en edad escolar a través de su programa, fuimos elegidas como una de las 15 mejores startups mundiales por el jurado de The Next Web en Nueva York y el Congreso de los EEUU de la mano de Colin Powell reconoció con el "Eisenhower Fellowship" la labor de Smartick en la educación mundial.

Todo ello, junto a la presencia en medios y campañas de publicidad online y offline nos ha llevado a lograr que miles de niños de más de 100 países resuelvan a diario millones de ejercicios en Smartick

En un mundo tan competitivo donde prima lo gratis ¿Cómo habéis llegado a un volumen de suscripciones tan alto? ¿El periodo de prueba es definitivo?

Smartick es barato para los resultados que aporta. Los padres saben que con Smartick tienen la tranquilidad de que sus hijos van, no solamente, a superar las matemáticas con solvencia, sino a desarrollar el pensamiento crítico y una actitud positiva hacia el aprendizaje. 

El periodo de prueba gratuito, sin duda, facilita el tomar decisiones. La mejor manera de conocer Smartick es probándolo, sin compromiso.

No hay atajos para lograr la confianza de los padres más que trabajar de forma muy profesional, no parar de innovar y buscar continuamente la excelencia en todo lo que hace a diario cada una de las 80 personas que componen el equipo de Smartick.

¿Crees que Smartick puede llegar a ser una herramienta más de aula? 

Es pronto para saber cómo evolucionará el sistema educativo. Las compañías de EdTech están logrando demostrar que el aprendizaje online puede ser altamente eficiente en algunos casos, sobre todo en aquellos que se salen de la media. También se consolidan como un eficaz complemento a las clases impartidas en el colegio. 

Muchos profesores están descubriendo la forma en que estas herramientas se convierten en aliados que facilitan su trabajo y que les permiten dedicar tiempo a lo que mejor hacen: transmitir conocimiento, captar las dudas y estados de ánimo de sus alumnos. ¿Por qué no confiar en un programa como Smartick para mandar los deberes diarios de matemáticas, por ejemplo? Los deberes personalizados serían más eficientes, y su devolución corregida al profesor supondría una potente herramienta de diagnóstico de la evolución de cada alumno. La escuela ha sido uno de los hitos en el desarrollo de la civilización moderna. Si lleva estructurada de la misma manera desde hace siglos es porque funciona. Ahora la escuela y el aprendizaje pueden mejorar. 

Personalmente, creo en un modelo de aprendizaje mixto en el que los distintos métodos sumen para obtener el mejor resultado posible. Considero que un buen profesor nunca podrá ser sustituido por una máquina. La pasión, motivación y amor por una materia que puede transmitir un docente es algo único. Ahora bien, los ordenadores superan a los humanos en el trabajo individual de práctica profunda. Las metodologías online pueden ayudar al profesor a lograr una atención a la diversidad cuasi perfecta y mejorar así gestión del aula, liberando tiempo para dedicarse a tareas de mayor valor añadido. Los niños que puedan volar más alto que la media de la clase, lo harán y, los que necesiten refuerzo, no se quedarán atrás.

¿Qué tendencias de consumo estás viendo en estos momentos de COVID-19? ¿Smartick ha notado un crecimiento?

En España y en el resto del mundo, el uso de aplicaciones y programas online se ha disparado. Con la imposibilidad de muchos profesores de enseñar contenidos nuevos y la dificultad de muchos padres a la hora de ayudar a sus hijos con las tareas, el número de estudiantes que tiene que recurrir a herramientas online para conseguir completar el trabajo escolar es cada vez mayor.

Un ejemplo de dichas herramientas es Smartick, el método de origen español para el aprendizaje de matemáticas dirigido a niños de 4 a 14 años, que junto con Google Classroom y Duolingo se encuentra entre las aplicaciones descargadas más popularmente en España y toda Latinoamérica desde que comenzó la pandemia, según datos de AppAnnie.

Si comparamos estos programas online respecto a sus competidores offline, el auge es aún más claro. La tendencia alza de los métodos online nos hace augurar un cambio de paradigma educativo en la mente de las familias y estudiantes.

¿Qué consejos darías a los responsables de marketing en estos tiempos revueltos?

Ahora más que nunca es necesario tener estrategias sinceras y cercanas que aporten soluciones reales a los problemas del día a día y den seguridad en momentos de tanta incertidumbre. Smartick se ha convertido en el mejor aliado de los padres porque aporta valor y ayuda a que los niños no pierdan su ritmo habitual de aprendizaje.

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!