Tarritos para bebés: ¿qué contienen los alimentos que das a tu bebé?

Los tarritos para bebés son una excelente opción para alimentar a tu hijo cuando no tienes tiempo o estás fuera de casa, bien sea a la hora del desayuno, comida, merienda o cena. Hay una gran variedad de sabores y están adaptados a las necesidades nutricionales de los más pequeños de la casa. 

Y es que, la alimentación de nuestros hijos es una preocupación constante para los padres y madres, por lo tanto, es importante que conozcamos qué ingredientes contienen los tarritos, si tienen sal o no, o si llevan azúcares añadidos. Pero, ¿te has planteado alguna vez cómo se elaboran estos productos o de dónde salen las materias primas que contienen? En conmishijos.com hemos analizado todo el proceso de producción de los tarritos para bebés de Hero Baby para que conozcas este tipo de alimentos tan bien como conoces los purés o papillas que elaboras en casa.

Tarritos para bebés

¿De dónde vienen los ingredientes que contienen los tarritos para bebés?

Hero Baby, empresa experta en nutrición infantil que se dedica a fabricar estos productos, dispone de fincas seleccionadas y convenientemente aisladas para el cultivo de las distintas frutas y verduras. De esta manera, evitan el riesgo de que otros cultivos vecinos puedan contaminar los alimentos que llegan a la boca de tu bebé. 

En estas fincas, situadas la mayoría en territorio español, se obtiene la materia prima para elaborar los tarritos, aunque, en aquellos casos en los que el ingrediente no se cultiva de manera local o nacional o la demanda es muy alta, se recurre a materias primas internacionales de primera calidad. 

Potitos para bebés

¿Qué ocurre con los alimentos tras su recolección?

Si hablamos de comida para bebés, no basta con recolectar las frutas y verduras y someterlas directamente a un proceso de fabricación. En la fábrica de Hero Baby donde se fabrican los tarritos, saben que deben certificar que las materias primas están en buen estado y que no contienen sustancias o residuos no deseados. Conocen la exigencia del cliente final, tu bebé, quien debe tomar alimentos de excelente calidad.

Es por ello que, una vez que llegan a la fábrica, los distintos ingredientes pasan un proceso de cuarentena para comprobar su calidad, sabor, estado de maduración y demás pruebas estándar que se fija en la fábrica. 

Cómo se elaboran las recetas de los tarritos para bebés

Cuando no hay lugar a dudas de que el producto con el que se va a elaborar el tarrito es el mejor, se somete a la fase de cocinado, triturado y homogeneización.  ¿Sabes en qué consiste  esto último? Se trata de un proceso más importante de lo que imaginas, ya que se basa en distribuir y repartir en cada tarrito todos los nutrientes en partes iguales para que absolutamente todos los tarritos tengan el mismo equilibrio nutricional, además del mismo sabor, color y textura. 

Pero esto no queda aquí, una vez elaborada la receta y sometida a sus distintos procesos, se vuelve a analizar para garantizar su seguridad alimentaria y su valor nutricional. 

Comida envasada para bebés

¿Contienen sal y azúcares los tarritos para bebés?

Siempre has de revisar la etiqueta del tarrito que compres en tu tienda habitual. Los tarritos Hero Baby siguen las recomendaciones dadas por asociaciones pediátricas y nutricionales, de manera que se elaboran sin azúcares o sal añadidos, tanto de cara a contribuir a prevenir enfermedades futuras, como para educar el paladar de los bebés en la alimentación saludable desde sus primeras comidas.

¿Cómo pueden durar tanto los tarritos si no llevan conservantes?

Es posible que no lo sepas pero los productos alimenticios para bebés no pueden llevar conservantes. Pero, si está prohibido, ¿cómo pueden durar tanto tiempo? Te revelamos el secreto: para prolongar la vida de un tarrito se le somete a una técnica para cerrarlo al vacío para evitar una posible contaminación. Posteriormente se le somete a un tratamiento térmico similar al baño maría. De esta manera, pueden durar hasta 18 meses sin abrir. 

¿Te contamos otro truco? Para saber que un tarrito está en perfectas condiciones y que no ha sufrido ningún tipo de contaminación o desperfecto, al abrir la tapa tiene que hacer... ¡POP!

Un bebé satisfecho y unos padres contentos

Todo este cuidado en todo el proceso de elaborado, aderezado con grandes dosis de cariño, tiene dos fines principales:

- Cuidar la alimentación del bebé en una etapa tan importante de su vida.

- Mantener a los padres tranquilos y confiados en torno a los que su bebé come, facilitando enormemente su día a día.