Hero Solo snacks, el complemento perfecto para la alimentación de nuestros hijos

No todos los snacks son iguales. Hero Solo lanza nueva gama de productos 100% ecológica para que tus hijos disfruten con sus snacks favoritos. ¿A qué esperas para probarlos?

Establecer una rutina basada en una alimentación equilibrada y variada de nuestros hijos es una de las principales preocupaciones de todos los padres. Los expertos en nutrición señalan sin ninguna duda los beneficios de llevar una alimentación adecuada, sobre todo entre los más pequeños, por eso es tan importante prestar atención al tipo de alimentos que les ofrecemos. Sin embargo, a veces no disponemos del tiempo para planificar todo como nos gustaría, y es para esos momentos puntuales cuando podemos necesitar una solución cómoda, fácil de llevar a cualquier parte y que sea nutricionalmente equilibrada.

Es el caso de los nuevos snacks Hero Solo 100% ecológicos, para niños a partir de los 12 meses. Están elaborados únicamente con legumbres y cereales ecológicos, sin nada más: no contienen aditivos (de acuerdo a la legislación vigente), no encontrarás en sus ingredientes aceite de palma, sales o azúcares añadidos, ni gluten y, aunque estemos hablando de snacks, no son productos fritos.

Su envasado les hace perfectos para tomar en cualquier momento y lugar: el parque, de viaje, de paseo… Están totalmente adaptados a las necesidades de los pequeños y representan una solución perfecta y muy práctica para complementar su dieta.

Como el resto de productos de alimentación infantil Hero, cumplen la garantía de calidad Baby de la marca, compromiso nutricional que garantiza que todos los productos únicamente contengan lo mejor para los más pequeños, por supuesto cumpliendo de forma rigurosa todas las exigencias legales de alimentación infantil y las recomendaciones de los expertos en nutrición pediátricas. Además, este compromiso Hero garantiza su elaboración “Solo lo que ves”, con una lista de ingredientes sencilla y clara: guisantes o lentejas, maíz y vitamina B1.

El proceso de producción es además respetuoso con el medio ambiente garantizando el bienestar animal y vegetal, la preservación de los recursos naturales y la biodiversidad y, en definitiva, conservando lo bueno de la naturaleza.