10 síntomas del embarazo

10 síntomas del embarazo

Algunos síntomas del embarazo son bien conocidos: náuseas, aumento de las mamas... Sin embargo, otros no lo son tanto y, en ocasiones, resultan embarazosos: flatulencia, ardor y hemorroides. Descubre todos los cambios que ocurren con el embarazo.

Ardores y acidez. Flatulencia

El progresivo crecimiento del útero desplaza el intestino y el estómago, de manera que los jugos gástricos pasan del estómago al esófago y producen sensación de quemazón. Asimismo, conforme avanza el embarazo la digestión de los alimentos se enlentece, produciendo  flatulencia y pesadez.

Recomendaciones:

-  Realizar 5 comidas al día, de poca cantidad.

-  Comer tranquilamente, sentada a la mesa. Masticar bien los alimentos.

-  Evitar el consumo de grasas, especias y picantes.

-  Cocinar los alimentos preferentemente asados, hervidos o al vapor (no fritos).

-  Reducir el consumo de bebidas carbonatadas (refrescos con gas).

-  Colocar una almohada extra en la cama.

-  Si los ardores o la flatulencia persisten, comunicárselo al médico, ya que puede prescribirte antiácidos.

Pigmentación de la piel. Estrías.

En el embarazo, la pigmentación de la piel aumenta por causas hormonales. Pueden aparecer manchas de color café en la cara y el cuello (cloasma).  También aumenta la pigmentación de la línea que une el ombligo y el pubis (línea alba). La distensión excesiva de la piel puede causar cicatrices lineales llamadas estrías. Suelen localizarse en mamas, abdomen y muslos.

Recomendaciones:

-  La piel tiende a secarse y agrietarse. Para evitarlo, es importante cuidar la higiene e hidratación.

-  El cloasma y la línea alba desaparecen espontáneamente después del parto.

-  Evitar la exposición directa al sol, y aplicar cremas solares de alta protección.

-  Con respecto a las estrías, no está demostrada la eficacia de ninguna crema, pero no están contraindicadas.

Estreñimiento

La acción de las hormonas y la compresión ejercida por el útero pueden provocar estreñimiento.

Recomendaciones:

-  Realizar una dieta rica en fibra, zumos y frutas.

-  Ingerir al menos 2 litros de agua al día.

-  Hacer ejercicio de forma regular siempre y cuando no exista contraindicación médica. Evitar llevar una vida sedentaria.

-  No tomar laxantes sin indicación médica.

Cambios en las mamas

Durante la gestación, las mamas incrementan su volumen. El pezón y la areola se oscurecen y se tornan más sensibles.

Recomendaciones:

-  Aplicar crema de lanolina en el pezón y crema hidratante en el resto de la mama.

-  Utilizar sujetadores sin aro, preferentemente de algodón.

-  Si las mamas comienzan a secretar calostro, pueden utilizarse discos protectores de lactancia.

Dolor de espalda

La curvatura de la espalda se modifica, tendiendo a la hiperlordosis. En consecuencia, pueden aparecer dolores de espalda.Asimismo, la pelvis se dilata debido a la acción de la hormona relaxina, pudiendo ocasionar molestias a este nivel.

Recomendaciones:

-  Evitar permanecer demasiado tiempo en la misma posición, ya sea de pie o sentada.

-  Si es necesario estar de pie durante mucho tiempo, apoyar alternativamente cada pie sobre un objeto a pequeña altura para descargar la espalda.

-  Sentarse apoyando la espalda recta sobre el respaldo, con las piernas en ángulo recto con el suelo o cruzadas por los tobillos (no por las rodillas).

-  Evitar cargar objetos pesados. Para levantar objetos del suelo, doblar las rodillas y no la espalda.

-  Practicar ejercicio regularmente. Caminar, nadar o hacer actividades como yoga o taichí está especialmente aconsejado.

Nauseas y vómitos

La gran concentración de hormona gonadotropina coriónica puede ocasionar episodios matutinos de nauseas y vómitos, que en ocasiones persisten todo el día.

Recomendaciones:

-  Realizar comidas poco copiosas.

-  Evitar largas pausas de ayuno.

-  Antes de levantarse, tomar una galleta.

-  Las nauseas y vómitos frecuentes y abundantes son motivo de consulta.

Cambios en el sistema urinario

Los uréteres se dilatan por acción de la hormona progesterona, incrementando el riesgo de infección urinaria. Existe la necesidad de orinar con más frecuencia debido a la compresión que ejerce el útero sobre la vejiga. También puede haber pequeños escapes de orina al toser o reír.

Recomendaciones:

-  Beber al menos 2 litros de agua al día.

-  Acudir al médico si existen síntomas de infección urinaria (dificultad y dolor al orinar).

-  No aguantar la micción.

-  Realizar periódicamente los ejercicios del suelo pélvico (ejercicios de Kegel).

Hemorroides

Se trata de pequeñas dilataciones de las venas del ano, que aparecen o se agudizan durante la gestación, y suelen ir unidas al estreñimiento. Pueden sangrar.

Recomendaciones:

-  Evitar el estreñimiento.

-  Cuidar la higiene de la zona anal y aplicar pomadas antihemorroidales.

-  Consultar al médico en caso de agravamiento de las molestias.

Aumento del flujo vaginal

La vulva y la vagina se dilatan debido al incremento del flujo sanguíneo. Asimismo, el flujo vaginal aumenta.

Por cambios en el pH, existe mayor tendencia a las infecciones por Cándidas, sobre todo en mujeres diabéticas.

Recomendaciones:

-  Usar bragas de algodón y evitar el empleo de salva slips.

-  Realizar la higiene de la zona con un jabón suave.

-  No hacer lavados vaginales.

-  No seguir ningún tratamiento sin prescripción médica.

Cansancio y somnolencia

En ocasiones, aparece cansancio y somnolencia durante el día e insomnio por la noche.

Recomendaciones:

-  Adaptarse a un ritmo de vida tranquilo y regular. Descansar, si es posible,  cada vez que se sienta la necesidad de hacerlo.

-  Evitar realizar esfuerzos excesivos.

-  Si existe insomnio, no dormir durante el día.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!