Prepara las defensas de tu hijo para afrontar el otoño

Termina el verano y con él una larga temporada en la que nuestros hijos e hijas casi no han cogido ningún catarro, ni los mocos les han acompañado, ni tampoco ha habido largas noches llenas de toses. Llega el otoño y la vuelta al cole y, con la nueva temporada, hacen acto de aparición catarros, gripe, otitis, conjuntivitis y demás enfermedades comunes en esta temporada.

Esto nos lleva a preguntarnos si hay algo que podamos hacer los padres para reducir la cantidad de días que los niños están enfermos, ¿podemos preparar las defensas de nuestros hijos para afrontar el otoño? La mala noticia es que no podemos crear una barrera que impida que el niño o la niña no coja ningún resfriado a lo largo del año. La buena noticia es que sí podemos preparar a su sistema inmune y, sobre todo, ayudarle a combatir las enfermedades más comunes de la etapa escolar.

Cómo aumentar las defensas de los niños en otoño

Como aumentar las defensas de los niños en otoño

El sistema inmune del cuerpo humano funciona mejor cuanto más entrenado esté, es decir, los niños y niñas desde pequeños han de enfrentarse a las bacterias y virus presentes en el medio ambiente. Es por ello que, cuando son más pequeños e inician la Educación Infantil sufren más catarros que cuando van creciendo y están en cursos superiores. De hecho, los más pequeños pueden llegar a padecer más de ocho catarros a lo largo del curso escolar, para ir reduciendo sensiblemente estas patologías cuando su sistema inmune va fortaleciéndose y tiene más armas para combatir a todos estos patógenos invisibles. 

Pero además, los padres podemos ayudar al sistema inmune a realizar su labor. Algunos hábitos de vida saludable mejoran la capacidad de las defensas del organismo:

Dieta para aumentar las defensas del cuerpo

Alimentos como zanahorias, judías verdes, naranjas o fresas tienen carotenoides, son fitonutrientes que aumentan la inmunidad del organismo. Y es que, estos elementos pueden aumentar la producción de glóbulos blancos para combatir las infecciones. Según los estudios, las dietas ricas en fitonutrientes también protegen contra otras enfermedades, como los problemas cardíacos en personas adultas. Asegúrate, por lo tanto, que tu hijo lleva una dieta rica en frutas y verduras y que las come a diario.

Complemento alimenticio para preparar la defensas

Difensil

En parafarmacias y farmacias podemos encontrar soluciones que nos garantizan la ingesta de las vitaminas y minerales necesarios para que el sistema inmune del organismo funcione a pleno rendimiento. Son complementos alimenticios elaborados con ingredientes naturales y tienen propiedades antivirales y antimicrobianas que previenen del contagio de virus y bacterias causantes de enfermedades que provocan fiebre, gripe y otras patologías en los niños. 

Uno de estos complementos que pueden ayudar a los niños a mejorar sus defensas es Defensil Inmunoun producto con ingredientes naturalesa base de extracto de saúco, vitaminas C, D y E, zinc, arabinogalactano del arce y probióticos. Este complemento apoya el sistema inmunitario de niños, niñas y adultos y lo prepara para el cambio de estación. Se trata de una fórmula única y exclusiva, de fácil uso y absolutamente segura para niños y mayores.

Más probióticos para las defensas

Una excelente forma de volver al colegio es acumular bacterias intestinales de las buenas. Para ello, nuestros hijos pueden tomar alimentos ricos en probióticos, como pueden ser los yogures sin azúcar de origen vegetal, kefir de leche, kefir de agua, chucrut, kimchi, chocolate negro o miso. 

Fuera azúcar

Se ha demostrado que el azúcar puede alimentar a las bacterias más patógenas y desplazar a las buenas que estimulan el sistema inmune. Por lo tanto, prepara a tu hijo fruta para la merienda en lugar de alimentos procesados y evita la toma de dulces y refrescos, sobre todo aquellos elaborados con edulcorantes como la stevia. 

Ejercicio para mejorar la inmunidad del organismo

Son muchos los estudios que relacionan la buena salud con una práctica frecuente de deporte. Realizar una actividad física de forma regular, puede aumentar la inmunología del cuerpo. Y es que el ejercicio provoca cambios en los glóbulos blancos y los anticuerpos. Estos circulan más rápidamente y son capaces de detectar antes las enfermedades. 

Un buen descanso para tener unas buenas defensas

La falta de sueño y el cansancio nos hace más susceptibles a las enfermedades al reducir los anticuerpos, que son las armas con las que cuenta nuestro organismo para combatir a los virus y bacterias. Por lo tanto, nuestros hijos e hijas han de dormir las horas suficientes para garantizar su descanso. Un bebé puede llegar a dormir unas 16 horas, los niños pequeños entre 1 y 14 y los preescolares necesitan para descansar bien entre 10 y 13 horas. 

Buenos hábitos de higiene

Otra medida fundamental es enseñar a nuestros pequeños a tener unas buenas medidas de higiene. Según los pediatras, una de las mejores armas para combatir a virus y bacterias es realizar un acto muy sencillo y cotidiano: lavarse las manos. Una buena higiene de manos, así como toser o estornudar en el codo, no compartir objetos personales puede ayudar al sistema inmune. No queremos darle trabajo extra para evitar que no pueda gestionar tantos microbios, ¿verdad?