Tritón: el exótico escapista

Tritón: el exótico escapista

Si vamos a tener un tritón en nuestro acuario, debemos asegurarnos de no dejar ninguna abertura ni hueco por el cual pudiera salir, pues son buenos escaladores y muy curiosos.

Al igual que las salamandras, los tritones son anfibios dotados de cola. A pesar de que su presencia todavía no está demasiado extendida por los hogares, cada vez se están haciendo más populares gracias a la alegría que aportan a nuestros acuarios estos divertidos inquilinos. Eso si, no esperemos ni mucho menos que actúe como la clásica ‘mascota’, pues no demostrará afecto ninguno hacia nosotros. Sin embargo, son muy entretenidos, y si están bien cuidados contaremos con un simpático poblador en nuestro acuario. Estos exóticos anfibios poseen el cuerpo largo y delgado, acompañado de piernas cortas y una cola muy desarrollada y aplanada en sus laterales. El tamaño de estos animales es algo más pequeño que el de las salamandras, y pasan la mayor parte de su vida en el agua. Al igual que las lagartijas o muchos otros reptiles, los tritones son capaces de regenerar sus miembros perdidos en enfrentamientos con otros de su misma especie o accidentes. Como curiosidad, el período de celo en el tritón resulta especialmente llamativo, pues sus colores se avivan y se vuelven más vistosos y bonitos, con el fin de atraer a su pareja e invitarla a comenzar la reproducción.

Cuidados

Para mantener nuestro tritón deberemos habilitarle un acuario. Necesitan espacio para nadar, especialmente si les vamos a alimentar con alevines. La profundidad del agua será de al menos 10 cm, alternando con zonas secas, plantas y ramas (tanto dentro como fuera del agua) a las que puedan encaramarse. Es fácil alimentar a uno de estos animales. Les podremos dar pequeños invertebrados, larvas de mosquito, alevines e incluso preparados específicos comerciales. Si en los primeros días se mostrara reacio a comer, se recomienda utilizar unas pinzas para remover el elemento dentro del agua con el fin de llamar la atención del pez y abrirle así el apetito.

Tritón: el exótico escapista

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Cerrar