Posturas para amamantar al bebé

Posturas para amamantar al bebé

Para conseguir una lactancia materna exitosa, es fundamental adquirir una buena técnica de amamantamiento, de tal forma que la postura de la madre, la posición del bebé y el enganche sean correctos.

Una adecuada colocación del bebé al pecho evitará lesiones en el pezón (grietas) y favorecerá un vaciado completo de las mamas, de manera que la producción de leche y el mantenimiento de la lactancia quedarán garantizados.

Postura de la madre:

-  La madre debe estar cómoda, bien tumbada o bien sentada.

-  Cuando amamanta sentada, ha de tener la espalda bien apoyada, las rodillas ligeramente flexionadas (utilizar un reposapiés) y el brazo flexionado para apoyar la cabeza del niño en el ángulo del codo.

-  Si es necesario, puede sujetar el pecho en forma de C, con los cuatro dedos por debajo y el pulgar por encima.

-  Se acercará el bebé al pecho, y no el pecho al bebé.

Posición del bebé:

-  Madre e hijo deben estar muy juntos, de modo que todo el cuerpo del niño esté en contacto con la madre.

-  La cabeza ha de estar alineada con el cuerpo,  la cara mirando hacia el pecho y la nariz frente al pezón.

-  Cuando el niño abra la boca por completo, se introducirá el pezón y se dirigirá hacia el velo del paladar.

-  Al succionar, los labios quedarán evertidos (hacia afuera). La barbilla y la punta de la nariz estarán en contacto con el pecho.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!