El saco de piojos, un cuento infantil original

Cuentos originales para entretener y enseñar a los niños

Había un rey que tenía una hija.

Un día en que estaba la reina peinando a la princesa, le encontró un piojo en el cabello.

- Mira padre, - dijo la princesa, - el piojo que me ha encontrado mamá en el cabello.

- ¡No lo mates! - exclamó el rey, - vamos a meterlo en un frasco. Tengo curiosidad de ver que tan grande puede crecer un piojo alimentado de sangre real.

Metió el rey al piojo en un frasco, y de cuando en cuando lo dejaba alimentarse de la sangre real de la princesa, dejándolo en la cabeza de la niña algunas horas.

 Cuentos infantiles de animales

Creció el piojo tan grande que el rey tuvo que meter en una barrica. Siguió alimentándolo la princesa y el piojo siguió creciendo hasta que el rey se vió obligado a sacarlo de la barrica y a meterlo en un tonel.

Por fín cuando ya no cabía en el tonel, lo tuvo que matar. Mandó curtir la piel del piojo y ordenó al sastre real que le hiciera un saco del cuero.

Cuando estuvo terminado el saco, el rey hacía la misma pregunta a toda la gente:

- Adivínenme de qué animal es la piel de mi saco.

Unos decían que de res, otros de venado, pero nadie podía atinar. Por fín, hizo pregonar el monarca por todo su reino, que el que advinara de qué animal provenía la piel de su saco, se casaría con la princesa.

Cuentos infantiles de princesas y príncipes

De muchas partes vinieron gentes a examinar el saco, pero nadie pudo acertar de qué animal era la piel del saco del rey.

Un día llegó un pastor a la ciudad trayendo su rebaño para venderlo en el mercado. Decidió conocer la ciudad y se echó a caminar. Después de mucho andar llegó al palacio del rey.

Cansado se reclinó en la pared del jardín. Torció un cigarrillo y mientras fumaba, oyó que alguién hablaba en el jardín. Era el rey que platicaba con la reina, y le decía:

- Yo creo que nadie va a adivinar que mi saco esta hecho de piel de piojo.

Tan pronto como oyó esto, el pastor se alejó, pensando, ahora si que me puedo casar con la princesa. Al día siguiente se fué el pastor al palacio y pidió audiencia para ver al rey. Cuando estuvo frente al monarca, le dijo:

- Señor vengo a ver si adivino de qué piel está hecho su saco.

- Adivina, - dijo el rey.

- Señor, - contestó el pastor, - esta hecho de piel de piojo.

- ¡Lo has adivinado! - gritó el rey. Y mandó que se celebraran las bodas del pastor y de la princesa lo más pronto posible.

FIN

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!