Prepararse para ir de campamento

¡Por fin! El campamento de verano está a la vuelta de la esquina. Solo queda preparar la maleta con el niño. Conviene convertir los preparativos en un momento de alegría. Dejad que se lleve su ropa preferida, con la que se siente a gusto. Es algo primordial.

A menudo, hay dos elementos que frenan las ganas que siente el niño por asistir al campamento: el peluche u otro objeto con el que duerme, y el miedo a hacerse pis en la cama. En cuanto a lo primero, hay que tranquilizarle: a esta edad casi todos los niños tienen uno. Y para los eventuales pises en la cama, ponedle mucha ropa de recambio (sábanas hule, pijamas...). El niño se sentirá más seguro si sabe que puede arreglárselas solo. Para anticipar los ataques de morriña al acostarse, podéis meter en su maleta un pañuelo, una foto o un objeto insólito que le guste mucho.

Pedid noticias... discretamente

El niño ya se ha marchado y queréis saber si todo anda bien. No lo llaméis por teléfono: si lo pilláis en medio de una actividad, la intrusión puede desestabilizarlo. Es mejor utilizar el correo convencional o el correo electrónico, que los monitores reparten o dejan leer en el ordenador en el momento adecuado. ¡Y qué alegría para los niños ver que se acuerdan de ellos! Muchos organismos tienen también un contestador al que los padres pueden llamar a cualquier hora para recibir noticias generales o una página en internet, donde cuelgan información y fotos de los niños todos los días. Giaccone-Marcesche. Entrevista para la revista Astrapi de: S. Coucharrière.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!