Embarazo ectópico

Embarazo ectópico

El embarazo ectópico es aquel que ocurre cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero, habitualmente en las trompas de Falopio y comienza a crecer allí. En muy pocas ocasiones, los embarazos ectópicos se pueden ubicar en otras partes del cuerpo, como el cuello del útero, los ovarios o el abdomen de la mujer.

Los embarazos ectópicos no se desarrollan con normalidad, ni pueden gestar a un bebé. Si no se trata precozmente, puede producir una rotura de la trompa y una hemorragia interna y por tanto ser peligroso para la madre. Aunque la mayoría de los embarazos ectópicos se diagnostican a tiempo para evitarlo.

Aunque el hecho de haber experimentado un embarazo ectópico es un factor de riesgo para padecer la misma complicación en el futuro, mas del 50% de las mujeres logran quedarse embarazadas y tener un hijo sano. No obstante, si los órganos reproductivos hubieran quedado dañados, ya sea a causa del embarazo ectópico o a causa de la cirugía requerida para tratarlo, la fertilidad de la mujer podría encontrarse afectada. Sería conveniente que consultases con tu ginecólogo los temores relacionados con tu fertilidad, y la posibilidad de tener que recibir tratamientos de reproducción asistida.

¿Cómo puedo saber si  tengo un embarazo ectópico?

Las primeras señales de un embarazo ectópico son como las de un embarazo normal. Es posible que no te haya venido la menstruación, que notes los pechos hinchados y doloridos y que tengas náuseas matutinas. Incluso el test de embarazo será positivo.

Según avance la gestación y el ovulo fecundado empiece a crecer fuera del útero, puedes empezar a notar dolor abdominal fuerte en un costado del cuerpo o a un lado de la pelvis, sangrado vaginal e incluso dolor en el hombro. Es posible que también tengas náuseas y vómitos, y te sientas débil o mareada.

 ¿Cuales son los factores de riesgo para tener para un embarazo ectópico?

• Antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) o endometriosis.

• Haber tenido un embarazo ectópico anterior.

• Quedarse embarazada con un Dispositivo Intrauterino (DIU).

• Haber tenido una cirugía pélvica previa, en las trompas de Falopio o en el abdomen.

• Tener más de 35 años.

• Haber recibido tratamientos de fertilidad.

¿Cómo se diagnóstica un embarazo ectópico?

Habitualmente se realiza un análisis de sangre para valorar el nivel de la hormona gonadotropina coriónica (hCG).

Una ecografía para comprobar que no hay implantación del embarazo en el útero y valorar si hay un agrandamiento de las trompas de Falopio.

También se realiza una exploración vaginal para identificar la intensidad y zona de dolor. Si no hay dolor, se puede realizar un control de hormonas y ecografía durante varios días consecutivos  para confirmar el diagnostico.

¿Cuál es el tratamiento del embarazo ectópico?

Un embarazo ectópico se trata con medicamentos o cirugía. Si se diagnostica a tiempo, se puede tratar sin cirugía, normalmente se administra metotrexato, este medicamento disuelve el huevo y el cuerpo lo reabsorbe.  Si el embarazo ectópico se diagnostica más tarde, o presenta un dolor intenso o un sangrado abundante, es posible que se necesite realizar una cirugía para extirpar el embarazo.

El embarazo ectópico, es una complicación grave pero recuerda que más de la mitad de todas las mujeres que lo han padecido consiguen tener uno o más embarazos sanos en el futuro.

Ana Tejeda. Matrona

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Qué es un aborto espontáneo

    Qué es un aborto espontáneo

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!