Fiestas de cumpleaños adecuadas a cada niño

¿Hay que gastar mucho dinero para organizar una fiesta de cumpleaños? ¿Hay que imponer la fiesta a un niño que no quiere celebrarla? Valérie Giaconne-Marcesche, psiquiatra infantil, responde a nuestras preguntas.

Lo más habitual, hoy, son los cumpleaños organizados. ¿Qué opina usted al respecto?

En cuestión de fiestas de cumpleaños, asistimos hoy en día a una auténtica subasta: se alquilan locales, se acude al parque de atracciones o se celebran en restaurantes de comida rápida. Es como una carrera por ver quién tiene la idea más original, a veces la más cara, para convertir el cumpleaños de su hijo o de su hija en un día extraordinario. Pero ¿extraordinario para quién? Algunos padres se apropian totalmente del acontecimiento y quieren hacer demasiado. Otros consideran que es muy práctico delegar en otros la organización del evento. Para el niño, ¿cuál es el sentido último de esa celebración? Un cumpleaños tiene que ser una fiesta de carácter íntimo: lo más importante es estar rodeado de los seres queridos.

¿Hay que organizar una fiesta aunque el niño no la pida?

Los padres pueden proponer una fiesta, pero no deben forzar al niño a invitar a sus compañeros, ni siquiera por su cumpleaños. Hay niños a los que les asusta la idea de ser el centro de todas las miradas, de toda la atención. Debemos comprender sus reticencias. Además, hay otras alternativas: si lo que le preocupa al niño es el grupo, podemos ofrecerle que invite solo a dos amigos y que se queden a comer o a dormir. Entrevista de S. Coucharrière a V. Giaccone-Marcesche

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!