Rebeldía con la madre

Me pregunto por qué Jorge tiende a comportarse peor conmigo que con su padre.

En estos últimos meses he podido comprobar como, los enfados y pataletas de Jorge han ido en aumento. Suelo leer los blogs de Virginia González, psicóloga, para extraer información y pautas de comportamiento de los padres frente a los hijos pero, sobre todo, devoré su último blog: Cómo responder ante una pataleta infantil

Y es que, últimamente las rabietas de Jorge van en aumento, está desatado y su actitud es desafiante hacia mí. Me alegró leer que estas actitudes refuerzan la personalidad en formación del niño, y me preocupó, no saber cómo enfocarlas adecuadamente cuando estas se reproducen con asiduidad.

He sacado unos cuantos consejos muy útiles: distraerle antes de que ocurra, razonar después, no perder los nervios puesto que eso retroalimenta el enfado del niño, saber poner límites…

Sin embargo, en mi caso, y supongo que muchas de vosotras os identificaréis conmigo, Jorge suele comportarse peor conmigo que con su padre. No significa que no monte rabietas con mi marido, pero sí es cierto que son muchas menos y su actitud hacia él no es tan atacante como hacia mí. Me pregunto por qué será:
- ¿Soy más sargento?
- ¿Le digo “no” demasiadas veces?
- ¿Tengo menos paciencia?
- ¿Mi voz no suena tan potente como la de mi marido cuando hay que pararle los pies? Claro una voz aflautada versus una grave…
- ¿Es porque paso más tiempo con él?
- ¿Tiene mi marido más salidas que yo ante una rabieta?
- ¿Todo lo anterior a la vez?

A veces pienso, que un peque de 2 años no ha de poder contra una mujer adulta y con experiencia.. y, sin embargo,… en ocasiones creo que me ha ganado la partida. Ahora, yo no desisto nunca (pues no soy yo plasta y machacona), cada día es un día nuevo para aprender, equivocarse, levantarse y volver a intentarlo.

No es sólo el niño el que tiene un largo camino de aprendizaje, también los padres tenemos una importante labor para adaptarnos y aprender a toda prisa y sobre la marcha. Supongo, que lo interesante, es ponerle ganas para hacerlo mejor día a día.

En cualquier caso, afortunadamente no todo son rabietas. También nos divertimos, jugamos y, sobre todo, nos reímos mucho, mucho.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!