Al agua patos

Tan sólo para pasar una mañana en la piscina hay que preparar una maleta que ni la Piquer.

Con este calor, lo único que apetece es estar en remojo todo el día. Así que, hasta que podamos disfrutar de unos días de vacaciones en la playa -¡ya queda poco!- aprovechamos para pasar la ola de calor en la piscina.

Como todos sabréis, ir a la piscina o a la playa con el niño es una pequeña-gran odisea. Si el plan consistiera en ir yo sola, tendría más que suficiente con una bolsa cargada con: toalla, crema y libro. Sin embargo, ir con el bebé supone montar la “operación piscina”, que significa preparar una enorme bolsa con: dos toallas, biberón con agua, chanclas para el bebé, bañador de cambio, pañales de agua, pañales de cambio, toallitas para imprevistos, pequeño tentempié por si acaso, manguitos, juguetes de agua, gorro para el sol, crema protectora… uff, me canso sólo de pensar las vueltas que doy por la casa hasta que tengo la bolsa organizada.

Antes de salir hacia la piscina, generalmente me suele toca perseguir a mi pequeña “lagartija” por toda la casa, crema protectora en mano, para embadurnarle hasta las orejas mientras él protesta: «no mamá, quema no». Protegido del sol está, seguro, pero el pobre acaba siempre con tal capa blanca sobre su piel morena que parece que ha metido la cara en pintura.

Cuando por fin llegamos a la piscina, lo que me apetece es darme un chapuzón y tenderme a la sombra para relajarme un rato, pero lo que toca es ir corriendo para bañarnos en la piscina de mayores, luego en la de niños, luego a abrir las duchas para ponernos debajo del chorrito, luego a quitarnos los manguitos, luego a ponerlos, jugar con los juguetes de agua de otros niños, porque los nuestros están muy vistos… y así hasta que recogemos para volver a casa.

La ventaja de todo esto, además de que en realidad me lo paso bomba viéndole disfrutar, es que solemos ir por la mañana, y se agota tanto, que puede llegar a dormir hasta 3 horas de siesta. Ideal para una madre extenuada tras la larga jornada piscinera.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!