Cumpleaños infantiles

Cumpleaños infantiles

Jorge, que ya tiene su pequeña pandilla de amigos, ha estado invitado a varias fiestas de cumpleaños.

Cuando se trata de niños de tres años, los papás ya comienzan a organizar fiestas de cumpleaños para sus hijos. A Jorge, le han invitado a dos fiestas y en breve se avecinan otras cuantas. Oye, ni yo tengo esa agenda social (aunque creo que en estos momentos de mi vida no tengo ninguna).

En ambas nos enteramos a última hora así que tuve que salir escopetada a comprar el regalito. Creo que para próximas ocasiones, quizás estaría bien tener algún que otro regalo guardado. Seguro que hay cosas que encajan para niños y niñas: libros de cuentos, películas para niños o algún dvd de canciones infantiles.

La primera fiesta de amigos fue en una piscina de bolas. Jorge entró acobardado al escuchar tanto griterío pero al rato ya estaba sudando como un pollito, tenía los mofletes rojos y el pelo totalmente revuelto. Mientras, los padres tomábamos un refresco en una sala contigua y, otra mamá y yo además, dábamos el pecho a nuestros bebés. Cosas de llevar la comida a cuestas… Ni que decir tiene que la hora de irnos fue un drama, ningún niño quería irse: algunos lloraban, otros se agarraban a elementos de plástico para evitar que se los llevaran y Jorge se me escapaba a la mínima de cambio y volvía a los toboganes de bolas una y otra vez.

La segunda fiesta de cumpleaños fue en casa de una vecina. Lo primero que le dije a la mamá de la niña cuando nos dieron la invitación fue: “¿estás locas? ¿en tu casa? Te la van a destrozar” Pero la verdad, es que su casa se prestaba a ello: es totalmente diáfana, muy grande y había movido los muebles para dejar que los niños jugaran sin peligro. Así que allí pasamos la tarde. Ernesto también estaba. Miraba alucinado cómo los niños iban de aquí para allá jugando y quería chupar cualquier cosa que caía al alcance de su manita.

Todavía quedan unos meses para el cumple de Jorge, así que tengo tiempo para pensar qué hago y cómo lo hago, pero me parece que una tarde en la piscina con merendola va a ser lo mejor, a no ser que tengáis alguna sugerencia.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!