6 motivos para acudir al hospital durante el embarazo

Por qué motivos la mujer embarazada debe ir al hospital

Por el séptimo y octavo mes del embarazo, el ginecólogo o la matrona que acompaña a la mujer embarazada le explicará en qué situaciones ella debe acudir a la clínica o al hospital. Estas instrucciones dependerán de cada situación como por ejemplo, si el ginecólogo considera que el embarazo es de alto riesgo, si es el primer bebé de la mujer o no, o si existen razones prácticas como la distancia de su casa al hospital que hagan aconsejable ir relativamente pronto. También dependerán de las preferencias personales del ginecólogo, ya que algunos prefieren que se les advierta con más tiempo que otros.

Cuándo acudir al hospital durante el embarazo

Cuándo la embarazada debe acudir al hospital

Toda la información sobre las posibles complicaciones que pueden surgir durante tu embarazo por las que deberías acudir al hospital. Es importante acudir al Servicio de Urgencias de tu hospital de referencia en los siguientes casos:

Hiperemesis: se caracteriza por la presencia de vómitos intensos y repetidos que pueden dar lugar a un cuadro de deshidratación y desnutrición. En los casos extremos, la embarazada no tolera ningún alimento o bebida, y es preciso recurrir a la administración de líquidos por vía intravenosa.

Contracciones dolorosas y regulares: unas semanas antes del parto, suelen aparecer contracciones espaciadas, no regulares y poco dolorosas, que ceden con el reposo. Son las contracciones de Braxton-Hicks, cuya función es madurar el cuello del útero. Pero si las contracciones son dolorosas y regulares, y no ceden con el reposo, ha de descartarse la presencia de una amenaza de parto prematuro.

Rotura prematura de membranas: la rotura de la bolsa de las aguas se caracteriza por la salida de líquido amniótico. Es importante fijarse en el color, que debe ser transparente. Si fuera de color verde, es fundamental comprobar el estado del bebé lo antes posible.

Sangrado vaginal: después de realizar una exploración vaginal o mantener relaciones sexuales, puede haber un sangrado vaginal escaso, de color  marrón, que no se considera patológico. Cuando el sangrado vaginal es abundante, de color rojo, sí es necesario recibir atención médica. El obstetra ha de valorar el estado del bebé y descartar la presencia de un desprendimiento prematuro de placenta.

Preeclampsia: se trata de un trastorno del embarazo que cursa con tensión arterial elevada, dolor de cabeza, visión borrosa e hinchazón que no desaparece tras el reposo. Cuando se diagnostica esta patología es importante recibir tratamiento médico, ya que el agravamiento puede dar lugar a un cuadro convulsivo denominado eclampsia.

Falta de movimiento fetal: si no se perciben los movimientos del bebé, se aconseja reposar durante un rato y tomar un zumo o ingerir algún alimento. Cuando a pesar de tomar estas medidas no se notan los movimientos fetales, se debe acudir al hospital para valorar el estado del bebé.

Aurora Fernández-Cañadas
Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Urgencias médicas durante el embarazo

    Urgencias médicas durante el embarazo

  • La maleta para el hospital, preparativos para el parto

    La maleta para el hospital, preparativos para el parto

  • Exceso de peso y embarazo

    Exceso de peso y embarazo

  • El tapón mucoso en el embarazo y en el parto

    El tapón mucoso en el embarazo y en el parto

  • El embarazo después de los 35 años

    El embarazo después de los 35 años