Qué son las contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones en el segundo trimestre de embarazo

En la segunda mitad del embarazo puedes tener contracciones uterinas de baja intensidad e irregulares, que generalmente ceden con el reposo. Se conocen con el nombre de contracciones de Braxton Hicks, y conviene que la embarazada aprenda a reconocerlas. Estas contracciones se producen de forma natural para ayudar al bebé, por lo que no es necesario asustarse a menos que sean muy dolorosas y largas.

La función de las contracciones

Contracciones Braxton-Hicks 

Las contracciones de Braxton Hicks comienzan a partir de la semana 8 de embarazo, pero la embarazada no las percibe hasta la segunda mitad del embarazo, también se puede dar el caso de no percibrlas en absoluto sin que sea una señal de peligro para el bebé.

Sus funciones son favorecer la acomodación del bebé a la pelvis materna e iniciar la maduración del cuello uterino. Son cortas, de entre unos 5 y 45 segundos de duración, y el dolor de las contracciones se suaviza cambiando de postura o tomándose un rato de relax, tras el que se puede continuar con la rutina habitual.

Cuando las contracciones se tornan dolorosas y regulares, y no ceden a pesar del reposo, la embarazada ha de acudir al servicio de Urgencias de tu hospital de referencia para descartar la presencia de una amenaza de parto prematuro.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados