Mi hijo no consigue dormirse solo

Lo que hay que hacer para tranquilizar a tu hijo

Por la noche o a la hora de la siesta, temes el momento de acostar a tu bebé. Lágrimas, crisis… tienes que acudir un montón de veces a su lado antes de lograr que se duerma.
El momento de acostarlo se convierte en una pesadilla. No puedes más y no encuentras la solución. Tu hijo se ha acostumbrado a dormirse tomando el pecho o en tus brazos. Y sigue despertándose varias veces durante la noche. Consideras que ha llegado la hora de enseñarle a coger el sueño solo, pero su llanto te hace sentir culpable.

Tu hijo no consigue dormirse solo 

 Para dormirse solo necesita puntos de referencias

Cuando tu hijo se resiste al sueño, estás dispuesta a todo para dormirlo: acunarlo, mecerlo en la sillita de paseo o incluso dar una vuelta con él en coche. Si se despierta cuando lo dejas en la cuna o mientras duerme, el bebé se desconcierta por no encontrarse en el lugar donde se durmió. Se siente perdido, le cuesta volverse a dormir y te llama a gritos.

Lo que hay que hacer durante el día, intenta dejar a tu hijo jugando solo en periodos cortos, en la tumbona o en el parque. Así se acostumbrará a quedarse solo por la noche. A la hora de acostarlo, establece un ritual: leer un cuento, poner música o dar las buenas noches a los peluches. Y convéncete a ti misma de que tiene que dormir solo en su cuna. Si te culpabilizas, tu bebé sabrá cómo tocar tu fibra sensible.

Lo que hay que decirle: “Estás muy cansado y ya es hora de dormir. Estoy aquí al lado”.

No es su hora

A pesar del ritual, en cuanto cierras la puerta de su habitación, el bebé arranca de nuevo a llorar. Algunos niños necesitan liberar así las tensiones acumuladas durante el día. Pero si ves que no se tranquiliza, puede que hayas perdido el tren del sueño.

Lo que hay que hacer. Aprende a identificar las señales de cansancio: el bebé bosteza, tiene los ojos o las cejas rojas, se rasca una oreja… A partir de los 3 meses, los ciclos de sueño son de 70 minutos. Si se frota los ojos a las 19.30 h pero no se quiere dormir, de nada sirve acostarlo veinte minutos más tarde, porque estará en mitad de un ciclo. Es mejor esperar a las 20.15 h. Poco a poco, irás encontrando la mejor hora para acostarlo.

No consigue dormirse solo porque algo lo perturba

Una situación nueva puede trastornar completamente la predisposición al sueño de tu bebé. Cuando es algo previsible, como una mudanza o un viaje, hay que prepararlo para ello. Si estás sorprendida, expresa tus sentimientos con palabras para tranquilizarlo.

Lo que hay que hacer. Si vas de viaje, lleva su mantita, su peluche o su objeto favorito. Y si te mudas, organiza en primer lugar su habitación, para que pueda identificar su espacio y sus elementos de referencia cuanto antes.

Lo que hay que decirle. Háblale del viaje o de la mudanza, de los que vais a vivir, de las personas con las que os vais a encontrar. Si se trata de un fallecimiento o de una ruptura que te afecta mucho, explícale que estás triste, pero que no es por su culpa, que lo quieres mucho y que no debe preocuparse.

Charlotte Valade con Lyliane Nemet-Pier, psicóloga clínica y psicoanalista

© Enfant Magazine

Testimonio de una madre

“Zeina nunca había tenido problemas para dormirse. Hasta que, de pronto, empezó a sufrir grandes crisis a la hora de la siesta. Al principio, no fui consciente del motivo: era su primera semana de guardería. Lo tranquilicé y, poco a poco, volvió a dormirse sin problema”.

Marie, madre de Zeina, de 7 meses.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Chicco Next2Me Dream

    Chicco Next2Me Dream: un gesto de protección para tu bebé, un gesto de amor

  • Niños madrugadores

    Niños madrugadores

  • Cómo duermen los bebés

    Cómo duermen los bebés

  • Problemas del bebé para dormir

    Problemas del bebé para dormir

  • El sueño del bebé

    El sueño del bebé

Comentarios (1)

13 may 2015 16:18 johana avila

mi hijo todavia no duerme solo ya tiene 5 años