Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

El uso del chupete en bebés

Lo bueno y lo malo del uso del chupete en bebés y niños

El uso del chupete en bebés

A quienes defienden el chupete como un excelente aliado se oponen los convencidos de que hay que evitar su uso a toda costa. Entre unos y otros, la opinión mayoritaria considera que el niño no debe utilizarlo a partir de su segundo año de vida. Aquí encontrarás información sobre el uso del chupete en bebés: ventajas e inconvenientes del uso del chupete y qué trucos se pueden usar para que el niño abandone el chupete 

Lo malo de los chupetes

El uso del chupete en bebés

Los detractores del chupete destacan el riesgo de malformaciones dentarias (malas oclusiones), trastornos bucales (caries, aftas...), transmisión de infecciones y el inicio tardío de la higiene bucodental. Por otra parte, el uso del chupete se relaciona también con una duración más breve de la lactancia materna, ya que el patrón de succión del pezón y del chupete son diferentes, lo cual puede interferir en la correcta administración de dicha lactancia ya que, si el niño satisface parte de su necesidad de succión a través de este método no nutritivo, estimulará el pezón materno durante menos tiempo.

También existe bibliografía que demuestra que el uso del chupete constituye un factor de riesgo de otitis media aguda. Y no hay que olvidar los riesgos de lesiones faciales o nasales ocasionadas por sus bordes rígidos en caso de caídas, de estrangulamiento por las cordones o cadenas que lo sujetan o la obstrucción de las vías respiratorias por la aspiración de una parte del chupete, accidentes que aunque no son muy frecuentes pueden tener graves consecuencias.

Lo bueno de los chupetes

El reflejo de succión es innato, además de vital. El feto comienza a succionar su pulgar alrededor del quinto mes de embarazo, en un acto reflejo que le prepara para poder alimentarse desde el momento de su nacimiento. Además, la succión calma y reconforta al niño y le da placer y seguridad en los momentos de angustia, porque actúa como sedante. Hay muchos niños a los que les resulta imprescindible para dormir.

Además, su necesidad de succión durante el primer año de vida es tan fuerte que, si no tienen un chupete a mano, pueden utilizar el pulgar como sustituto, lo cual, además de ser menos higiénico, ejercerá una mayor presión sobre su paladar. Hay estudios que relacionan el uso del chupete con la menor incidencia de la muerte súbita y con la disminución de los períodos de apnea. Por eso, muchos pediatras no se oponen al uso del chupete, aunque sí recomiendan no ofrecérselo al niño hasta que no haya aprendido a mamar correctamente, para que no interfiera en su alimentación.

Cómo usar el chupete

La valoración de los argumentos a favor y en contra del uso de chupete no permite concluir que se deba potenciar ni alentar el hábito, de manera que la decisión dependerá de los padres. En cualquier caso, si se opta por su utilización, habrá que asegurarse de que el chupete cumpla las normas de seguridad para evitar posibles accidentes y cuidar de manera rigurosa su higiene para evitar infecciones bucodentales. Sin embargo, algunos estudios recientes aconsejan no iniciar su uso antes de los 15 días de vida (aunque, a veces, la tentación sea grande), empezar a restringirlo a partir de los 8 meses, procurar suprimirlo a partir del año y prescindir definitivamente de él a partir del segundo.

El chupete en el desarrollo del bebé

A lo largo de los dos primeros años, el niño atraviesa la fase oral y todo su mundo afectivo se desarrolla en torno a las actividades que tienen relación con la boca, como la succión, la alimentación, chupar objetos o morder. A medida que va madurando, encuentra nuevos intereses y otras formas de controlar sus emociones, con lo cual necesita cada vez menos utilizar su boca para explorar el entorno o succionar el chupete para controlar la ansiedad y los temores.

Abandonar el chupete significa crecer. Y para crecer ha de realizar conquistas, adquirir conocimientos y conseguir mayor autonomía, lo cual le va a permitir aceptar pérdidas y separaciones, que darán paso a su progresiva adaptación al entorno. Por lo tanto, un niño con una evolución emocional correcta, a lo largo del segundo año de vida irá restringiendo la utilización del chupete hasta limitarlo a los momentos de excesivo cansancio o angustia, o exclusivamente a los momentos de ir a dormir. Incluso es probable que, una vez conciliado el sueño, lo expulse de la boca.

Cómo debe ser un chupete

· Debe estar hecho de material plástico, de una sola pieza y con los bordes redondeados.
· El escudo, con unas dimensiones mínimas de 43x43mm, ha de tener una flexibilidad suficiente para evitar los traumatismos, pero sin aumentar el riesgo de aspiración. Además, ha de tener orificios para que ventile.
· El chupete debe tener una anilla o tirador que permita extraerlo de la boca.
· La tetina no puede tener una longitud superior a 3,3 cm.
· No hay que colocar el chupete colgado alrededor del cuello del niño.

Los cuidados del chupete

· Limpiar el chupete con frecuencia.
· Cambiarlo cuando se deteriore, sobre todo cuando el niño ya tiene dientes, para evitar que se atragante con los pequeños fragmentos que pueda arrancar.
· No introducir el chupete en sustancias azucaradas.

Virginia González. Psicóloga y profesora de Educación Infantil.

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar