La cuna del bebé: un nido seguro

Normas de seguridad que debe cumplir una cuna

¿Cómo debe dormir tu bebé? La cunas tienen que cumplir todas las normas de seguridad y estar homologadas. A continuación te presentamos los principales criterios a tener en cuenta antes de comprar una cuna.

La cuna del bebé 

Cunas: normas de seguridad

Hay que escoger un colchón plano y firme de las dimensiones exactas de la cuna, sin almohada, ni protectores gruesos, ni edredón. No “fabriques” una especie de colchón ni pongas dos colchones, uno encima de otro. Compra el modelo recomendado por el fabricante.
 
¿Un peluche en la cuna? Sí, pero no pegado a la nariz del niño. ¿Y el móvil? ¡Solo si es inaccesible!

Si la cuna o el moisés se sustenta sobre un pie, comprueba su estabilidad. Y si tiene ruedas, asegúrate de que también tiene frenos.

A partir de los tres meses, el bebé ya puede dormir en una cuna con barrotes. El espacio entre los mismos no debe superar los 6.5 centímetros, para evitar que quede atrapado algún miembro del cuerpo o la cabeza del pequeño.

Lo principal, en todo caso, es la postura en la que acostamos al bebé: siempre apoyado sobre la espalda. La adopción de esta postura, junto a otras medidas como descartar el edredón, usar sacos de dormir para bebés y reducir la temperatura de la habitación a 19 ºC, han hecho descender significativamente el número de muertes súbitas del lactante (SMSL). La postura supina también es la que despeja mejor las vías respiratorias. Si aún así al bebé le cuesta respirar, conviene utilizar un humidificador del aire.

Por último, recuerda que compartir la cama con tu bebé aumenta el calor corporal y, por lo tanto, el riesgo de apnea y de SMSL: ¡cada uno en su cama!

Safia Amor

© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!