Consumo de grasas y embarazo

Alimentación sana en la gestación

Una buena alimentación es imprescindible para la evolución normal del embarazo, y para que el parto y el puerperio se desarrollen sin dificultades.

La ganancia excesiva de peso puede incrementar la posibilidad de tener complicaciones como diabetes gestacional o hipertensión. Por ello, es fundamental adquirir hábitos alimentarios saludables desde el comienzo del embarazo. La dieta debe contener todos los grupos de nutrientes: proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Consumo de grasas y embarazo

 

Las grasas o lípidos constituyen la reserva energética del organismo. Deben tomarse con prudencia. Se encuentran en aceites vegetales (oliva, girasol, maíz y soja), pescados, carnes rojas, embutidos, leche y derivados.

Tipos de grasas:

→ Grasas saturadas. Son sólidas a temperatura ambiente. Ejemplos: tocino, manteca de cacao. Su consumo excesivo eleva los niveles de lipoproteínas LDL (“colesterol malo”).

→ Grasas insaturadas. Son líquidas a temperatura ambiente. Ejemplos: aceites (de oliva, girasol y maíz). Pueden ser:

    . Monoinsaturadas. Elevan los niveles de lipoproteínas HDL (“colesterol bueno”). Están presentes en el aceite de oliva y los frutos secos.

    . Poliinsaturadas. Disminuyen los niveles de colesterol y triglicéridos. Están presentes en el pescado azul y algunos frutos secos.

→ Grasas trans. Se obtienen a partir de aceites vegetales, pasando de ser insaturadas a ser saturadas. Pueden elevar los niveles de lipoproteínas LDL y triglicéridos. Ejemplos: manteca vegetal, margarina.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

 

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Las legumbres: un buen alimento para las embarazadas

    Las legumbres: un buen alimento para las embarazadas

  • Embarazada y vegetariana

    Embarazada y vegetariana

  • Dieta en el embarazo

    Dieta en el embarazo

  • Las proteínas en el embarazo

    Las proteínas en el embarazo