Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Del éxito y el fracaso escolar

Del éxito y el fracaso escolar

El principal centro de interés de la enseñanza es el alumno; el fin esencial, ayudarle a aprender, interesarle e interesarse por él, respetándole como persona, amándole, en definitiva, para poder transmitirle hechos, desarrollar sus capacidades, instruirle en habilidades, cultivar hábitos y, como declara Israel Scheffer, «lograr el aprendizaje», aunque no siempre se consiga.

Según el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE), casi la tercera parte de los alumnos de ESO obtiene calificaciones negativas. Es realmente preocupante el bajo rendimiento académico de los estudiantes de Secundaria, que se manifiesta también ya en la Educación Primaria, aunque en menor grado. Manuel García Pérez, psicólogo, expone que el fracaso escolar es «la incapacidad para alcanzar los objetivos educativos propuestos por un sistema o centro escolar para un determinado nivel curricular». Aún más, podemos decir que el fracaso acarrea tensiones emocionales que van a repercutir en el desarrollo personal y en la socialización, necesaria, de todo alumno. Es tarea de los docentes, de los padres, de toda la sociedad buscar soluciones para superar esta insatisfacción que produce el resultado adverso en cualquier alumno, el cual tendrá siempre en el estudio uno de los mejores medios para desarrollarse como persona libre y respetable.

¿Cuáles son los posibles factores que interactúan en el fracaso escolar?

El problema, como el propio ser humano, es complejo y multidimensional. Centrándonos, en principio, en el propio alumno de cualquier nivel de enseñanza, podríamos señalar, entre otros, su disposición, la falta de aptitudes, las dificultades en la atención y memorización o los retrasos del lenguaje. Pero, aparte de estos condicionantes, son principalmente la falta de hábito de estudio y de motivación los agentes más determinantes. Con el fracaso llega la desmotivación, la pérdida de autoestima, el desinterés. Podemos constatar que en la etapa de la adolescencia, fundamentalmente, muchos estudiantes sufren un bajón en los resultados académicos, que conlleva a su vez nerviosismo e inseguridad. A veces, se entra en una escalada de fracaso escolar acumulativo, a medida que avanzan los cursos. Visto así, la motivación es causa y, a la vez, efecto del rendimiento escolar. Entorno sociocultural y familiar Unido al factor anterior, no hemos de olvidar la importancia del nivel de los conocimientos adquiridos, el estilo de aprendizaje y las metas trazadas por el propio estudiante. No obstante, tanto en la etapa de Primaria como en Secundaria, no se puede desligar al alumno de su contexto sociocultural y familiar, del que depende en tal grado que se convierte, a menudo, en «víctima» de los graves desequilibrios reinantes en ambos entornos. En el mundo actual no impera el valor del estudio y la cultura. En el vivir diario, observamos cómo predomina la consecución fácil del éxito, la posesión de bienes materiales, la identificación de la obligación con coacción y pérdida de libertad. A menudo, hoy día, los padres tienden a desplazar su responsabilidad en la educación al centro escolar. Esto se suma a la crisis de autoridad y cierta desgana de la familia ante sus funciones, incluso su propia actitud ante el trabajo, que sirve de ejemplo a los hijos en el estudio. Destacaremos asimismo la importancia del grupo de amigos y del clima escolar en el que se desarrolla el alumno, estimulando o impidiendo la tarea del estudiante. A todo lo anterior, hemos de sumar la influencia negativa de los medios de comunicación social, de los videojuegos y otros mecanismos electrónicos que distraen excesivamente del tiempo que se debería dedicar al estudio. El centro escolar Actualmente, el centro escolar se ha convertido en una fuente de problemas sociales y familiares, que trata siempre de resolver sin contar totalmente con los medios de apoyo necesarios. Los alumnos se merecen siempre una atención especial, y más aquellos que viven en sectores socioculturales más desfavorecidos. Esta tarea se convierte para el profesor en titánica lucha debido a todos los condicionantes anteriormente expuestos, amén del elevado número de alumnos por aula y la falta de apoyo social suficiente. El docente, mágico motor de pasiones, no siempre puede, no ya instruir, sino lo que es fundamental, educar.

¿Cómo mejorar el rendimiento escolar?

Partiendo de la propia realidad educativa, en el centro escolar debería haber una ratio menor de alumnos por aula, en principio, para que la intervención del profesor fuese más directa y personalizada. De ahí la necesidad de contar con más profesores de apoyo y una actuación mayor de los servicios sociales. El docente debe ser un buscador diario de nuevas estrategias con las que desarrollar el currículum de su materia de una forma más motivadora. Asimismo, dada la situación laboral de la mayoría de los padres, que no pueden participar como desearían en el estudio que diariamente tienen que realizar sus hijos para asimilar los contenidos impartidos en el aula, los diferentes centros tendrían que ofrecer horas de estudio controlado por profesores, que apoyarían y dirigirían el trabajo más importante que debe desarrollar el alumno para lograr el autoaprendizaje.

Factores esenciales para lograr el éxito escolar

Y son precisamente el esfuerzo, la disciplina y las ganas de aprender, más que la propia inteligencia, aptitudes esenciales para lograr el éxito escolar. En este juego de «aprender a aprender», otro de los factores más importantes es, como hemos expuesto anteriormente, un ambiente familiar en el que reine la disciplina, el orden, un clima acogedor, de seguridad. Un entorno en el que los padres creen una conciencia de estímulo, de exigencia personal, dando la importancia que se merece a la actividad escolar, la cultura, preocupándose por las aspiraciones de los hijos, en un diálogo sincero y sereno, interesándose diariamente por su estudio, asistiendo a las reuniones del centro, no desautorizando la labor del profesor, alabando la tarea bien hecha, ayudándolos en la práctica del esfuerzo personal y en el cultivo de la lectura. El estudiante, protagonista de la acción educativa, debe buscar el camino para mejorar su trabajo. La adquisición de estrategias de aprendizaje parte necesariamente de la automotivación. Debe, por tanto, dar la importancia merecida al estudio. En el aula, es imprescindible poner atención a las explicaciones, tomar los apuntes necesarios, que se complementarán con los textos de las diversas materias.

* Esta disposición positiva debe ir acompañada de la elaboración y seguimiento firme de un horario realista a lo largo del día y de la semana, en el que también se tenga en cuenta el desarrollo de las actividades de ocio.

* Es conveniente llevar al día todas las asignaturas, recuperando incluso en el fin de semana el estudio de las materias que no se ha podido realizar con profundidad anteriormente. Repasar periódicamente las asignaturas será el mejor ejercicio para preparar sin prisas los exámenes.

* En lo referente al estudio de cada uno de los temas, es imprescindible la adquisición de buenas técnicas: seguir las estrategias de prelectura, lectura comprensiva, subrayar, realizar esquemas, resúmenes y memorizar, es decir, «saber estudiar». Todo lo anterior, unido a la adquisición del hábito de estudio, «el querer», la motivación e, indudablemente, «el poder», será la mejor garantía de éxito. Pilar García Rebollo. Catedrática de Lengua y Literatura.

Citas

«Aprender a aprender es aprender a liberarnos, poder caminar por nuestra cuenta». Pallarés Molins «Merecen elogio los hombres que en sí mismos hallaron el ímpetu y subieron en hombros de sí mismos». Séneca «Educar es lo mismo que poner motor a una barca... Hay que medir, pesar, equilibrar... y poner todo en marcha». Gabriel Celaya

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar

  • Fredo Fox

    Aprendemos Solidaridad

  • Los Pimpollo

    Música educativa

  • manualidades infantiles

    Manualidades para niños

Aprendemos Solidaridad

  • PREMIOS VICENTE FERRER

    PREMIOS VICENTE FERRER

  • Fredo Fox invitado a Guiainfantil.com

    Fredo Fox invitado a Guiainfantil.com

  • La isla de Chocololateca. Manuel Guisande.

    La isla de Chocololateca. Manuel Guisande.

  • Educar la solidaridad en niños

    Educar la solidaridad en niños

  • JUGANDO EN EL HOSPITAL

    JUGANDO EN EL HOSPITAL

  • JUGAR, APRENDER, PREVENIR

    JUGAR, APRENDER, PREVENIR

  • JUGANDO EN PAZ

    JUGANDO EN PAZ

  • CORAZÓN CONTENTO

    CORAZÓN CONTENTO

  • Y TU, ¿DÓNDE HACES CACA?

    Y TU, ¿DÓNDE HACES CACA?

  • Y SE HIZO LA LUZ

    Y SE HIZO LA LUZ

  • HOGAR DE ACOGIDA

    HOGAR DE ACOGIDA

  • ¡STOP AL ABUSO DE MENORES!

    ¡STOP AL ABUSO DE MENORES!

  • Canción para una causa.- Terremoto de Lorca.

    Canción para una causa.- Terremoto de Lorca.

  • Poema para mi abuela. Los Argonautas

    Poema para mi abuela. Los Argonautas

  • Educar la tolerancia desde la infancia

    Educar la tolerancia desde la infancia

  • Educar la amistad desde la infancia. Parte 1.

    Educar la amistad desde la infancia. Parte 1.

  • Cuento para niños.- La disputa de los colores. Entreculturas.

    Cuento para niños.- La disputa de los colores. Entreculturas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información de las mejores actividades y planes con niños. Además, todo sobre la educación y cuidado de los hijos.


Revista del embarazo semana a semana