Secundaria: mi hijo va mal, ¿cuáles son las señales de alerta?

Al crecer, a menudo los hijos hablan menos de sus amigos, sus actividades, sus sentimientos, sus emociones... ¿Cómo saber entonces si todo va bien? Os ofrecemos algunos consejos para reconocer las señales que denotan malestar en un adolescente.

Permanecer atentos

Desde la Educación Infantil, vuestro hijo o vuestra hija habla poco de lo que hace en el colegio. Recibís la información con cuentagotas y, muchas veces, os llega por otros conductos (por amigos o por otros padres, por una actividad realizada en familia o por un programa que le recuerda que en el cole, ha estudiado tal tema...). En el colegio, esa “discreción” no se corrige. Al crecer, los niños suelen retener aún más la información sobre su vida escolar, sobre sus amigos, sus actividades y, sobre todo, sobre sus sentimientos y emociones. Es una actitud propia de la adolescencia.

Señales que conviene vigilar

Si observáis uno o varios de los siguientes comportamientos, es importante que reaccionéis, que dialoguéis con vuestro hijo para comprende lo que pasa y, sobre todo, tenéis que hablar con sus profesores: • Si se produce un descenso generalizado de las notas. • Si se retrasa con frecuencia cuando antes solía ser puntual, o tiene repetidas ausencias. • Si se acuesta mucho más tarde que antes o, por el contrario, de pronto se acuesta muy temprano. • Si cambia radicalmente su manera de vestirse o, por el contrario, empieza a vestirse siempre igual, no se interesa por lo que lleva puesto o no se cambia. • Si pide más dinero. • Si se aísla o se refugia detrás de las pantallas o de los videojuegos. • Si abandona de repente las actividades que le gustaban, se niega a hacer deporte o rompe con sus amigos. • Si, por el contrario, hace gala de una tremenda hiperactividad o habla mucho cuando siempre ha sido un niño introvertido. Laure Dumont

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!