Gecko Leopardo: el elegido

Gecko Leopardo: el elegido

El Gecko Leopardo es un animal sociable dentro de una familia con mala fama.

El origen de los Geckos Leopardo se sitúa desde Irán hasta el Norte de la India, pasando por Pakistán y Afganistán. Este animal es uno de los más populares de su familia, debido a su espectacular combinación de tonos dorados, negros y blancos, así como por su temperamento más que sociable para tratarse de un Gecko. El carácter de este tipo de Greco llama la atención debido a que la ‘familia’ en general se ganó la fama de temperamento arisco e incluso agresivo. Sin embargo, los Geckos Leopardo son bastante amigables. Si se les acostumbra desde pequeños a la mano del hombre, acercándosela a ellos y acariciándolos con tacto cuando se les da comida, pueden llegar a dejarse manosear sin ningún problema en su etapa adulta. Además, si nos llevamos algún susto, debemos saber que la mordida de esta especie es absolutamente inofensiva.

Cuidados

El terrario de nuestro Gecko Leopardo deberá ser, al menos, de 1m/0.5m/0.5m (largo/ancho/alto) y siempre bien ventilado. No hace falta una mayor altura, pues estos animalitos no son buenos escaladores. Además, se aconseja facilitar a esta mascota algunos escondrijos en forma de rocas o pequeñas plantas de forma que el reptil se pueda recoger en los momentos de estrés, pueda dormir tranquilo y retirarse a hacer la digestión. Finalmente habrá que controlar algunos parámetros para acomodar lo máximo posible el lugar a nuestro Gecko. La temperatura ambiente diurna debe estar entre los 21ºC y los 26ºC, mientras la nocturna bastará con que se sitúe entre 16ºC y 21ºC. Para ello, podremos ayudarnos de una bombilla específica para reptiles gracias a la cual obtendremos fácilmente el clima 10 para nuestros amigos. En cuanto a su alimentación, estos animales son plenamente insectívoros, por lo que se alimentan de grillos, saltamontes, polillas y gusanos. Una práctica muy frecuente entre los expertos en la especie es rebozar los insectos en complejos vitamínicos y en calcio para poder aportar estos elementos tan básicos en la vida de nuestro reptil.

Gecko Leopardo: el elegido

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!